El diputado Toni Roldán, portavoz económico de Ciudadanos y responsable de programas, ha anunciado este lunes su dimisión por lo que considera un giro a la derecha de la formación naranja. "No me voy porque haya cambiado, sino porque Ciudadanos ha cambiado", ha señalado en rueda de prensa. En los próximos días dejará su escaño en el Congreso de los Diputados y sus funciones dentro de la formación naranja y será sustituido por Marcos de Quinto.

Roldán, que entró en las filas del partido de la mano del también economista Luis Garicano, número uno de Ciudadanos en la lista del Parlamento Europeo, ha sido uno de los críticos con la dirección desde que Ciudadanos impuso su política de pactos y decidió vetar al PSOE e iniciar negociaciones indirectas con Vox para entrar en gobiernos autonómicos y municipales. "Todas las decisiones tienen costes, pero el coste de la estrategia de Ciudadanos es demasiado alto", ha señalado sobre esta política de pactos. "¿Cómo vamos superar la dinámica de rojos y azules si nos convertimos en azules".

Con gesto visiblemente serio y sin aceptar preguntas, se ha mostrado agradecido con el partido y con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, de quien dice haber aprendido durante sus cuatro años en el partido. "Tengo el convencimiento de que todas las decisiones que ha tomado han sido desde la honestidad y en compromiso a unos valores necesarios", ha apuntado. No obstante, ha explicado que no comparte el giro que se ha producido dentro del partido durante los últimos meses y ha reconocido que así lo ha expuesto cada lunes durante la reunión de la Ejecutiva, de la que formaba parte.

Sus peticiones no han sido escuchadas en la dirección y "uno no puede tratar de ser lo que no es durante mucho tiempo", por lo que ha tomado la decisión de irse del partido. "¿Cómo vamos a construir un proyecto liberal en España si no somos capaces de confrontar con la extrema derecha?", ha cuestionado. Unas palabras similares a las pronunciadas por Manuel Valls desde su divorcio con Ciudadanos.

Tampoco entiende que un partido que nació para "luchar contra el nacionalismo no ponga todo de su parte para echarlo del poder". En este sentido, Ciudadanos, que recriminó a Sánchez su pacto con los partidos independentistas para desbancar a Rajoy de la Moncloa, con su veto a Sánchez está provocando a su vez que los partidos secesionistas sean necesarios para hacer efectiva la investidura del líder socialista.

Ciudadanos, ha recordado Roldán, nació con tres principios: "Reformismo, regeneración y asalto al nacionalismo". Con su giro a la derecha, ha asegurado, no está cumpliendo con ellos. Roldán deja su escaño apenas dos meses después de las elecciones y en la que sería su segunda legislatura en la Cámara Baja. Será Marcos de Quinto quien le sustituya en el cargo, como ha anunciado la portavoz del partido, Inés Arrimadas, tras la Ejecutiva.

Apoyo de Garicano e Igea

Luis Garicano, quien fue mentor de Roldán y una de las voces también críticas en el partido, ha sido uno de los primeros en reaccionar en las redes sociales tras el anuncio del diputado catalán. El europarlamentario ha resaltado el trabajo de Roldán y su lealtad al partido, así como las políticas conseguidas. En la pasada legislatura, la Ley de Autónomos de Ciudadanos y la ampliación de los permisos de paternidad a cuatro semanas y posteriormente a cinco -inicialmente eran dos semanas- llevaban su firma.

También su compañero de filas Francisco Igea, del sector crítico y único ganador de unas primarias -las de Castilla y León- frente a la candidatura oficialista, ha cambiado su foto de perfil de Twitter por una acompañado de Roldán.