Custodia compartida
Borja Brañanova, junto a sus hijos, Sebastián y Olaya, en Dubái. 20MINUTOS

Dicen que nadie es profeta en su tierra pero Borja Brañanova podría estar a punto de lograrlo. El histórico triunfo de este asturiano al conseguir en Dubái la primera custodia compartida concedida en el mundo árabe va a estar presente este miércoles en la reunión que el jurado del Princesa de Asturias de la Concordia mantiene para elegir al ganador de 2019. La candidatura ha sido presentada por la Confederación por el Mejor Interés de la Infancia (Cemin), que considera que se trata de un "ejemplo de compromiso, trabajo y perseverancia en la defensa de los derechos del niño". 

Para este padre, que vive en el emirato desde hace 15 años, ha sido una auténtica sorpresa verse en esta carrera, en la que participan otras 33 propuestas procedentes de 21 países. Todas aspiran a un galardón cuyo fallo se conocerá este jueves y que, según la fundación que lo otorga, se concede a una labor "de defensa y generalización de los derechos humanos, del fomento y protección de la paz, de la libertad, de la solidaridad, del patrimonio mundial y, en general, del progreso de la humanidad".

"Es un hermoso reconocimiento a todas aquellas personas que luchan en el anonimato por el cumplimiento de la justicia infantil, por la redacción de una legislación clara y determinante sobre la corresponsabilidad parental además de su aplicación efectiva", asegura ilusionado Brañanova en declaraciones a 20minutos.

"A todos ellos, que trabajan en todos los rincones del mundo para hacer que los niños tengan un futuro mejor, les dedico personalmente y de corazón la candidatura, porque son ellos los que merecen ser oídos por sus gobernantes. Todos los días recibo apoyos solidarios de México, Brasil, Portugal, Sudáfrica, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido... porque todos ven en esto una esperanza global", continúa.

Ese apoyo internacional del que este ingeniero habla se ha concretado en el soporte expreso que cerca de 70 organizaciones de otros tantos países han dado a la iniciativa. "Es un pionero. La custodia compartida en el mundo árabe supone un adelanto enorme. Como las mujeres pueden avanzar muy poco, ha sido un hombre el que ha dado un paso hacia la corresponsabilidad y el cuidado de los hijos por parte de los hombres", destaca Gerardo Rodríguez-Acosta, presidente de Cemin.

Un amplio equipo

Brañanova no está solo en esta nominación. La candidatura es extensible al equipo internacional y multidisciplinar que estuvo con él en un largo proceso que duró tres años. En ella se incluye al sistema judicial de Dubái, por estar "absolutamente comprometido en liderar un cambio social moderado que también es referencia dentro del mundo islámico, que actualmente constituye una cuarta parte de la humanidad", señala la confederación.

También forman parte de la propuesta la abogada Isabel Winkels y la Asociación Pro Derechos Humanos de España. La letrada, cuyo despacho está especializado en derecho de familia y sucesiones, fue la que vislumbró la posibilidad de que el proceso se rigiese por la legislación española. "Borja contactó conmigo. Era un tema muy complejo pero vimos que la ley nacional de Emiratos establece que en caso de dos cónyuges de diferentes nacionalidades se aplicará la ley del país del marido y a eso nos acogimos", explica.

"Nosotros hemos ido dándole soporte y herramientas al abogado local pero él ha sido el que lo ha peleado y necesitaba saber qué quería que se aplicase y por qué motivos", sigue. En una árdua tarea, llegaron a lograr que dos exmagistrados del Tribunal Supremo como Xavier O'callaghan y José Almagro, "ponentes de sentencias relativas a la custodia compartida", emitieran un informe abordando en profundidad dicho modelo legal. La abogada alaba "las encomiables muestras de apertura de una serie de jueces valientes que fueron sensibles a la situación".

"Los derechos de los menores no pueden tener fronteras"

Winkels contactó igualmente con la Asociación Pro Derechos Humanos, que se ocupó de poner el caso en conocimiento del Ministerio de Asuntos Exteriores. "Empezamos a estudiar de qué manera, sin interferir en la vía judicial y sin ser una injerencia en las facultades del sistema de Dubái, podíamos hacer entender que a esos niños españoles, hijos de un español casado en un matrimonio bajo la legislación española, había que tratarlos igual que al resto de niños españoles", apunta Pilar Bueno, secretaria de la organización.

"En España está aceptado que el sistema de custodia compartida en principio es positivo y hay que aplicárselo a los niños españoles allí donde estén. Los derechos de los menores no pueden tener fronteras. Ese fue nuestro lema", comenta. Bueno, que defiende que el hecho de ver que ambos progenitores se ocupan de su cuidado de forma equitativa contribuye a que los pequeños crezcan en igualdad, no esperaba que el asunto tuviera tanta repercusión. "Estoy absolutamente abrumada por la nominación al Princesa de Asturias", admite.

"Ya solo estar entre los candidatos significa reconocer que esto es un hito, le da visibilidad  y puede contribuir a que se normalice la situación de extranjeros en muchos países que son juzgados en sus normas de familia por una legislación que cultural y religiosamente es ajena a nosotros", remarca Winkels. 

Desde Cemin coinciden en que es importante visibilizar este tipo de logros para que "en próximos casos similares, la solución por los tribunales de los distintos países, sea la del respeto a las normas de derecho internacional, de derechos humanos, y la de velar por el superior interés del menor". 

Gerardo Rodríguez-Acosta

Presidente de la Confederación por el Mejor Interés de la Infancia (Cemin)

Gerardo Rodríguez Acosta, presidente de Cemin


¿Cómo conocieron el caso de Borja Brañanova?

A través de Isabel Winkels, una de las vocales de la confederación y abogada de familia. Nos parece una lucha muy bonita que va además acompañada de un montón de asesores, jueces del Tribunal Supremo... 

¿Lo ven incluso como un paso hacia la igualdad?
Entiendo que las dos cosas van unidas. El hombre tiene que ir de la mano de la mujer a la hora de corresponsabilizarse en las cuestiones domésticas y de crianza de los hijos. La lucha por la igualdad tiene que ir acompañada de un cambio en la mentalidad masculina. Ahí hay un camino por correr. Ellas se han incorporado al mercado laboral pero ellos en las cuestiones familiares y de la casa, no tanto. En occidente estamos en ello pero en este caso hablamos de un país árabe. Allí la custodia compartida es un paso de gigante. 

¿Esto puede dar esperanza a otros padres en la misma situación?
Efectivamente. Ya nos ha contactado algún padre que se había enterado y se estaba planteando luchar por lo mismo. 

¿Cómo deben proceder?
Por un lado, tienen que moverse en la legislación del país en el que están, buscar un buen abogado, y después, moverse también por su propio país con una serie de expertos. Sin duda, en la medida de lo posible, deben buscar también el apoyo de su legislación nacional. El hándicap que tiene todo esto es que no es barato. Es complicado. 

¿Cómo actúan las autoridades?
A nivel europeo por ejemplo hay países que son muy colaboradores y otros que no, que son muy protectores de sus nacionales. Hay países que no cumplen los tratados internacionales y los juzgados los amparan. También pasa con Estados Unidos. No hace falta irse a países árabes. Yo llevé un pleito de un padre español contra una madre alemana. Él logró la custodia pero ella se trasladó a Alemania con los dos hijos indebidamente pudiendo incurrir en secuestro. Allí una audiencia provincial le dio la razón y se quedó con los niños.

¿Hace falta una legislación a nivel europeo?
Es fundamental. Se tiende a ello. Necesitamos alguna normativa que unifique criterios y que luego sean cumplidos a rajatabla por los tribunales de los distintos países.