Pedro Quevedo
El diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, durante su intervención en el debate de la moción de censura presentada por el PSOE contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. ZIPI / EFE

Posiblemente no sean tan relevantes como el del Podemos ni tan históricos como el del PP, pero las elecciones generales del 28 de abril han dejado también importantes batacazos para otros partidos. Algunos como Compromís han menguado su representación en el Congreso. Otros como Nueva Canarias directamente han perdido su único escaño y los que no tenían diputados como Falange Española han visto su apoyo reducido casi a cenizas.

Algunos de los partidos que más han sufrido en estas generales son los regionalistas que en los comicios de 2016 se presentaron en coalición con formaciones más grandes. Uno de los casos más traumáticos ha sido el de Compromís, que en la anterior cita electoral se vio representado con cuatro diputados de los 9 totales conseguidos por la coalición Podemos-Compromís-EU-PV, que obtuvo un total de 655.895 votos en la Comunidad Valenciana. Su apuesta por presentarse en solitario en esta cita le ha dado 172.751 votos, lo que supone un solo escaño y ninguna opción de formar grupo parlamentario.

Pero si Joan Baldoví se lamentaba por la pérdida de representación, para En Marea o Nueva Canarias la experiencia ha sido todavía peor. El partido gallego, que en 2016 acudió a las generales junto a Podemos, Anova y EU, logrando cinco sillones en el Congreso, se ha quedado sin un solo diputado tras concurrir en solitario al sumar solo 17.726 votos.

Por su parte, el más que conocido Pedro Quevedo, único diputado por el partido nacionalista Nueva Canarias, se ha visto fuera del Congreso por primera vez desde 2011. Entonces acudió a las elecciones junto a Coalición Canaria y en 2015 y 2016 lo hizo de la mano del PSOE. Los 220.152 apoyos reunidos con los socialistas en Canarias en los anteriores comicios se han visto reducidos a 36.193 al acudir en solitario.

Tampoco Foro Asturias ha conseguido entrar en el Congreso por el descalabro generalizado del PP, con quien acudía en coalición. De los 207.811 votos obtenidos en 2016 y los tres escaños de todo el grupo, el apoyo se ha visto reducido a la mitad, logrando solo un escaño de color azul popular y dejando fuera al representante de Foro, que acudía como número dos por Asturias.

Los nuevos partidos de Llamazares y Dante Fachín, fuera del Congreso

El otro batacazo ha sido el de los partidos surgidos de escisiones de grandes formaciones que se han quedado en nada. Gaspar Llamazares, quien fuera coordinador general de Izquierda Unida y portavoz de la formación en Asturias, impulsó la plataforma Actúa junto al ex juez Baltasar Garzón, que apenas ha reunido 30.448 votos.

Similar ha sido el caso de Albano Dante Fachín con Front Republicà. La candidatura formada por Poble Lliure, Alternativa y Pirates de Catalunya se ha quedado con 113.008 votos y sin representación parlamentaria, incluido su número 1 por Barcelona, el ex secretario general de Podem y ex diputado de Catalunya Sí que es Pot en el Parlament de Cataluña.

El descalabro de Falange, Escaños en blanco o Recortes cero

Partidos que no tenían representación parlamentaria y también han visto reducido su apoyo de forma considerable son, entre otros, Falange Española de las JONS, Escaños en blanco y Recortes Cero-Grupo Verde. Éste último ha cosechado 46.487 votos, 5.000 menos que hace tres años, cuando se quedó a las puertas de lograr un escaño en el Congreso. El partido nació en 2014 y es el único de los minoritarios que ha podido presentarse en todas las circunscripciones. Cuenta entre sus filas con nombres tan conocidos como el del director de cine Fernando Colomo, candidato al Senado por Madrid.

Sólo un tercio de los apoyos obtenidos en 2016 ha conseguido el Partido Comunista de los Pueblos de España, cuyos votos han caído de 26.553 a 8.991 en tres años. Tampoco ha sido menor el descalabro de Falange Española, que no ha llegado en esta ocasión ni al millar de votos. De los 9.862 de las últimas generales ha pasado a 641 papeletas totales.

El de Escaños en blanco no es un caso menor. El partido fundado en Cataluña en 2010 para reivindicar el cambio de la Ley Electoral para que los votos en blanco tengan representación en forma de escaño vacío ha perdido 5.000 votos cayendo a sus 7.128 actuales.

El partido menos votado pierde la mitad de votos

Mención especial merece UDT (Unión de Todos), que el 28-A revalidó el título de partido menos votado. Incluso esta formación, liderada por la nigeriana Helen Mukoro ha visto reducido su apoyo a la mitad, con un total de 28 votos en toda España.

Otros partidos menos conocidos pero que también han caído en votos son Muerte al sistema, que apenas ha logrado 46 votos, de los 718 de los anteriores comicios; o IZAR (Izquierda Anticapitalista Revolucionaria), que ha pasado de 854 a 253.