Aznar
El expresidente del Gobierno, José María Aznar, durante su intervención en la segunda jornada de la Convención Nacional del Partido Popular. EFE

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha asegurado que teme "por el futuro de España" tras las próximas elecciones generales y cree que el 28 de abril el país se juega su "continuidad histórica".

Así lo ha detallado en una entrevista a Diario de Avisos recogida por Europa Press en la que dota a estos comicios de "un carácter existencial" e incide en que son "trascendentales".

"Temo por el futuro de España. Nos estamos jugando la pervivencia de nuestro sistema constitucional, de la transición democrática del 78 y nos jugamos la continuidad histórica de España", aseveró.

Para Aznar, del consenso constitucional se han salido ya "los nacionalistas y este PSOE que lidera Pedro Sánchez". "No se puede volver al consenso constitucional si no se produce un cambio sustancial, tanto en la izquierda como en el nacionalismo", sostuvo.

A este respecto, el expresidente de los populares considera "inevitable y deseable la victoria del centroderecha" y augura que si Sánchez prevalece "la ruptura estará garantizada".

"Una responsabilidad que cabe atribuir a los nacionalistas y a la izquierda, que son los que rompen ese consenso en el año 2004, que ha ido agigantándose hasta alcanzar su forma actual con el golpe de Estado producido en Cataluña", defiende en esta entrevista al periódico canario.

Reformas pendientes

Aznar reconoce que España tiene muchas reformas pendientes, pero considera que si a uno "le dan un golpe de Estado y no lo resuelve, no se puede dedicar a estas cosas".

"Lo primero es el elemento básico en el que debemos concentrarnos y esto lo tienen claro las fuerzas que representan el centroderecha. Pero por eso también apelo a la concentración del voto en el PP para evitar que el candidato de la secesión, que supondría una posibilidad alta de ruptura de España, pueda vencer", abogó.

Así, considera que las reformas que entiende que le vendrían bien a España son una "reforma fiscal; una buena reforma educativa; seguir y mejorar la reforma laboral", así como cambios en el "sistema de pensiones", medidas "para reducir el déficit y la deuda pública" o "tener claro en qué medida nos va a afectar el desarrollo de la inteligencia artificial".