Cantabria registraba este lunes 17 incendios forestales, de los que quedan 15 focos activos, la mayoría provocados, contra los que el Gobierno regional lucha con sus efectivos y con el apoyo de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y de aviones y helicópteros del Ejecutivo central.

Los incendios forestales han llevado esta noche a vivir "momentos de riesgo" en el pueblo de Saja (Los Tojos) y en viviendas aisladas de la sierra de La Acomba (Ramales de la Victoria), aunque los efectivos han evitado problemas y siguen intentado controlar los fuegos aún activos a primera hora de este lunes.

El de la Sierra de La Alcomba, en Ramales de la Victoria, que durante parte de la noche y la mañana ha concentrado los mayores esfuerzos del operativo y el trabajo de los hidroaviones del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, ha pasado a ser estrictamente forestal sin otro riesgo.

Un total de 386 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias, de Medio Natural, los bomberos del 112 de Cantabria y municipal, Protección Civil, Cruz Roja y Guardia Civil siguen trabajando en la extinción de esos fuegos, que por la noche ha complicado la situación en Cabuérniga, Ramales de la Victoria y la zona del Pisueña.

En Cabuérniga se han producido varios focos de gran extensión en los municipios de Los Tojos, donde en el pueblo de Saja se han acercado las llamas peligrosamente a las casas. También ha habido problemas en la zona de Valfría y Fresneda y el municipio de Bárcena Mayor, todos ellos en el valle de Cabuérniga.

Desde que el jueves se activó el operativo de lucha contra incendios en su máximo nivel (nivel 2) se han registrado 194 incendios forestales en Cantabria, según datos facilitados por el Gobierno regional en nota de prensa. La mayoría de esos incendios, según el Ejecutivo cántabro, son provocados y hasta ahora la Guardia Civil investiga a dos hombres, uno de 35 años de la zona de Cabuérniga -a quien pillaron in fraganti con un mechero- y otro de 39, en San Roque de Riomiera, como posibles autores de algún fuego, aunque ninguno de ellos ha sido detenido.

En total, 15 incendios en 11 municipios están activos en Cantabria a primera hora de esta tarde y todos se concentran en áreas altas sin peligro para las personas, viviendas e infraestructuras.

La mayoría son provocados

Desde el pasado jueves, en Cantabria se han contabilizado más de un centenar de focos que han afectado principalmente a la franja central de la región y que se han visto favorecidos por el tiempo seco y el viento sur, aunque de momento no han alcanzado zonas habitadas. Las zonas más complicadas son Cabuérniga y la cuenca del Pisueña, además de un nuevo incendio importante que se ha registrado en el Nansa, mientras continúa un fuego en La Cavada, en una zona de eucaliptal.

Los fuegos han afectado tanto a zonas de matorral como a áreas de bosque, incluidos espacios de repoblados con roble, como el incendio ya sofocado de Silió (Molledo), o de pinar, como el que se ha producido esta mañana en el monte Caballar, entre Santa María de Cayón y Villafufre.

A través de su cuenta de Twitter, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, trasladó su reconocimiento y apoyo a los profesionales de los servicios de emergencias y a los voluntarios que trabajan en la extinción de los incendios, cuya evolución, según señaló, sigue atentamente.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, acudió por la mañana al centro de coordinación de emergencias del 112 para conocer la situación de los fuegos, gran parte de los cuales afectan a zonas de difícil acceso, y que también visitó el delegado del Gobierno, Pablo Zuloaga.

En un vídeo publicado en sus redes sociales, Revilla criticó la acción de los pirómanos por que causan un "grandísimo daño" al ecosistema de Cantabria. "Estamos en la situación de siempre cuando se origina viento sur con los pirómanos, porque hay que hablar de incendios intencionados en el 99% de los casos", lamentó el presidente cántabro, quien confió en que la llegada de lluvias previstas para este lunes por la tarde permita controlar los incendios.

Menos optimista ha sido el director general del Medio Natural del Gobierno de Cantabria, Antonio Lucio, quien admitió que las precipitaciones pueden ser un "alivio importante", aunque a partir del martes vuelve a la región el tiempo seco.

Cantabria desactiva el Plan Especial de Incendios

El Gobierno de Cantabria ha desactivado a las 13:30 horas el Plan Especial de Incendios Forestales de la Comunidad Autónoma (INFOCANT), aunque mantendrá activado el máximo nivel de alerta del operativo (2), propio de la Dirección General de Medio Natural.

El plan especial ha sido desactivado ante la mejora de las condiciones meteorológicas, con bajada de las temperaturas máximas, aumento de la humedad y el cambio del viento a norte y este, la extinción del grueso de los focos registrados durante los últimos días y la eliminación del riesgo para viviendas e infraestructuras.

El nivel máximo de alerta (2) implica el constante seguimiento de la evolución de los focos aún activos y de la previsión meteorológica, y la coordinación de los efectivos autonómicos que continúan trabajando en las labores de extinción.

Por otro lado y según ha informado el Ejecutivo regional en un comunicado, los 226 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias empezarán a replegarse esta tarde para volver a su base, ya que la comunidad autónoma cuenta con la capacidad suficiente para afrontar la situación actual de los incendios forestales con medios propios.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.