Sánchez anuncia el adelanto electoral
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia, en el Palacio de la Moncloa, en la que ha anunciado la convocatoria de elecciones generales para el próximo 28 de abril. Chema Moya / EFE

El rechazo a los Presupuestos Generales del Estado para 2019 ha motivado el adelanto de las elecciones generales al 28 de abril y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, los ha convertido este viernes, a su vez, en el programa electoral de cara a una campaña electoral en la que defenderá que "España continúe progresando desde la tolerancia, el respeto, la moderación y el sentido común".

Dependencia, ley de eutanasia, la derogación de parte de la Ley Mordaza y de la reforma laboral, ayudas a parados de larga duración o una ley contra la pobreza energética son algunos de las cuestiones que, con el rechazo a los Presupuestos y el fin de la legislatura, se le han quedado en el tintero al Gobierno. A modo de programa electoral, Sánchez las ha enumerado este viernes para abrir el "debate" que dirimirán las elecciones del 28 de abril sobre "el futuro que queremos" para el país.

Antes de anunciar que las elecciones generales serán el 28 de abril, Sánchez ha detallado "lo logrado" por su Gobierno, pero también "lo bloqueado y lo paralizado" por el rechazo a los Presupuestos y también por la negativa que a lo largo de estos meses han demostrado PP y Ciudadanos en la Mesa del Congreso para permitir la tramitación de otras iniciativas legislativas del Gobierno. La oposición, ha dicho Sánchez, "no ha atendido a razones".

El presidente ha reiterado la petición de "explicaciones" a las fuerzas que han tumbado unos Presupuestos "buenos para los españoles y para todos los territorios", con unas medidas que ha confirmado como pilares de la España que el PSOE defenderá durante la campaña electoral que ahora empieza.

Según Sánchez, "España debe continuar progresando, desde la tolerancia y el respeto, desde la moderación y el sentido común, excluyendo la política de la crispación y redistribuyendo la riqueza". También "fortaleciendo la cohesión social y territorial como único garante para preservar la unidad de España".

Frente esta aspiración, ha contrapuesto "la España que quiere la derecha" que se plasmó en su reciente concentración en Colón. "Cuando la derecha se presenta en Colón, no está en una manifestación en contra del independentismo en Cataluña, está manifestando que hay que echar a Sánchez". Entonces, "el debate es otro", ha dicho Sánchez, que ha apostado por "una España inclusiva".

SMI y funcionarios

De esta circunstancia se han librado la subida del salario mínimo a 900 euros, la subida del salario de los funcionarios un 2,25% y la revalorización de las pensiones de 2018 según el IPC, con una paga compensatoria. Estas tres medidas se aprobaron por real decreto ley que el Congreso ya ha convalidado y que Sánchez ha recordado este viernes que "están garantizadas".

No ocurre lo mismo con otras muchas medidas que estaban en los malogrados Presupuestos o que se encontraban en trámite parlamentario y que decaerán ahora con el final de la legislatura, que se certificará el próximo 5 de marzo cuando se disuelvan las Cortes.

Según ha enumerado este viernes el presidente entre las "importantes" iniciativas que, al menos de momento, no verán la luz, figuran la ley de eutanasia, la derogación de parte de la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como Ley Mordaza, la derogación de la reforma laboral que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy.

También ha quedado pendiente la modificación del voto rogado para facilitar este derecho a los residentes en el extranjero, una ley de igualdad laboral y otra contra la pobreza energética, así como una norma para volver a indexar las pensiones al IPC, como se ha hecho de manera puntual para las de 2018 y 2019.

Vivienda, alquiler y comarcas mineras

Sánchez ha subrayado que el "bloqueo de la tramitación de los Presupuestos" ha impedido dar marcha atrás a "siete años de injusticia social y de recortes del Estado del bienestar" durante el Gobierno de Rajoy.

Los Presupuestos, ha dicho, "hubieran revitalizado" el sistema nacional de Dependencia, que aumentaba en un 60% las ayudas, el desempleo para parados de más de 52 años, políticas de vivienda y alquiler, el "impulso a la ciencia" o el apoyo a las comarcas mineras afectadas por el cierre de las minas de carbón como parte de una estrategia más amplia de transición ecológica de la energía, que con la legislatura, ahora también decae.

El presidente también ha subrayado que el Presupuesto incluía medidas fiscales como "reducir la carga fiscal de las PYMES", las que se bajaban en dos puntos el Impuesto de Sociedades.

Guarderías y aforamientos

Además de los puntos a los que se ha referido Sánchez este viernes, La Moncloa distribuyó esta semana una relación de cuestiones pendientes. En concreto, de "lo que no le dejan hacer al Gobierno quienes han rechazado los Presupuestos".

Sin cuentas, no habrá supresión del copago farmacéutico, ampliación del permiso de paternidad a 8 semanas o universalización de la educación de 0 a 3 años.

Asimismo, se paralizan los trabajos para hacer una ley contra la violencia, también sexual, a niños y adolescentes, la derogación de los recortes educativos y decae la iniciativa del PSOE para "garantizar la igualdad en numerosos ámbitos, así como el anteproyecto de ley sobre trata confines de explotación sexual ni se reformará el Código Penal para considerar violación a las agresiones sexuales con penetración.

Entre las medidas que ya no verán la luz, el Gobierno incluye también "mejorar" el decreto de medidas urgentes de vivienda y alquiler que rechazó el Congreso y que Podemos exigía para dar luz verde a las cuentas.

Sin Presupuestos, La Moncloa también denunció que "al Gobierno no le dejan avanzar en su Estrategia para el Reto Demográfico ni en la reforma constitucional para reducir aforamientos políticos.