Un adolescente hace el pino en una cornisa de un edificio mientras es grabado por un grupo de amigos con sus móviles: se trata de una de las imágenes de la campaña que han lanzado la Policía y Orange para advertir de lo peligroso que puede ser un reto viral.

Es uno de los dos vídeos de esta campaña que han presentado este jueves el director general de la Policía, Francisco Pardo, y el de Marketing de Orange España, Samuel Muñoz, quienes han alertado del riesgo que corren los adolescentes al protagonizar acciones que se proponen en el entorno digital y que invitan a ser realizadas por usuarios de todo el mundo y que "cruzan la raya".

Y es que los retos virales pueden ser cómicos o inocentes e incluso solidarios, como el '10 years challenge' o el 'Ice Bucket Challenge' pero en los últimos tiempos, hay numerosos que, según los promotores de la campaña, rozan "lo absurdo" y conllevan riesgo, como el que incita a bajarse de un coche en marcha y bailar solo para grabar un vídeo y colgarlo, el terrorífico 'Momo', que obliga a seguir las peligrosas indicaciones de una extraña figura recibida por WhatsApp bajo la amenaza de caer en una maldición si no se lleva a cabo; o el más reciente 'Bird Box Challenge', inspirado en la película Bird Box que consiste en salir a la calle con los ojos vendados, emulando a la protagonista.

Los hay incluso que va más allá, como el lamentablemente famoso 'Ballena Azul', cuya culminación es el suicidio de sus protagonistas.

La campaña permitirá a los jóvenes concienciarse del peligro de estas acciones también a través de un segundo vídeo experimental ya que los chicos que lo protagonizaronn no sabían que lo que se grababa era ficción.

Fueron invitados a grabar un anuncio en el que jugaban de forma inocente, pero la situación se convirtió de repente en "peligrosa" ya que uno de ellos, compinchado con la organización, dijo que iba a subirse a la azotea.

El resto de chicos sigue la situación a través del móvil hasta que dejan de ver al joven. Comienzan a asustarse, y al final aparece un joven pidiendo ayuda. En unos segundos, el chaval cómplice sorprende al grupo entrando en la habitación donde antes jugaban, pero todos en ese momento estaban "blancos" del susto.

Sara y Mario son dos de los chicos que participaron en el vídeo y que como han dicho, se quedaron en "shock".

"Es que podía haberse matado en ese momento", ha comentado Sandra. "Se te puede ir la vida por una mierda de vídeo", decía coloquialmente, mientras Mario insistía en la necesidad de hablar y advertir a los amigos del riesgo de realizar estas acciones por un "like".

"Los jóvenes deben usar las nuevas tecnologías para las cosas útiles y con responsabilidad", ha dicho el director de la Policía, quien cree que "no hay que hacer el indio" en las redes.

Pardo ha recordado unas palabras de un filosofo coreano que anima a no gastar el tiempo con "entretenimientos cutres que entontecen", y que a veces "nos matan, y es muy lamentable".

"¿Como pueden los padres ayudar a los hijos para que tengan una relación sana con la tecnología y para que la "dictadura del like" no les lleve a poner en riesgo sus vidas?. Según los promotores de la campaña, las principales herramientas de prevención son la comunicación, educación y confianza.