El presidente mexicano rechaza la propuesta de Sánchez de participar en el grupo de contacto sobre Venezuela

Pedro Sánchez y Andrés Manuel López Obrador en el Palacio Nacional de la Ciudad de México.
Pedro Sánchez y Andrés Manuel López Obrador en el Palacio Nacional de la Ciudad de México.
EFE

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, rechazó este miércoles la propuesta del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, de formar parte de un grupo de contacto internacional de países europeos y latinoamericanos sobre la crisis venezolana.

En la comparecencia de prensa de ambos tras su reunión bilateral, Obrador consideró que el primer diálogo que se tiene que producir es entre las partes en Venezuela y debe desembocar en elecciones.

Insistió en que en cualquier caso es una cuestión que deben resolver los venezolanos, y sólo cuando las partes se sienten a hablar se mostró de acuerdo en que México participe en una conversación para ayudar a buscar una salida al país.

"No queremos que los extranjeros intervengan en asuntos que competen a los mexicanos, por eso debemos también ser muy cuidadosos de no intervenir. Para que otros no intervengan", señaló López Obrador.

Pese a estas diferencias, tanto Sánchez como López Obrador subrayaron que la relación entre España y México va más allá de sus posturas específicas sobre la crisis venezolana.

"Quitar o poner gobiernos"

Sánchez recordó la postura española y señaló que no pretende "quitar ni poner gobiernos" sino que por métodos democráticos, unas elecciones justas, limpias y transparentes, se encuentre una salida a la crisis venezolana.

Defendió la posición común europea que comparte el Gobierno español pero también ese grupo de contacto que se está conformando y que quieren que integre a países europeos y latinoamericanos, y que propicie ese diálogo para unas elecciones y para que los venezolanos encuentren una salida a la crisis.

En este punto Sánchez lanzó un mensaje a la oposición española al señalar que ha habido unidad europea sobre este asunto y preguntó por qué no es posible dicha unidad entre el Gobierno y los demás partidos españoles.

"¿ Por qué lo que es posible en Europa no es posible en España?" se preguntó Sánchez, quien insistió en que Venezuela debe ser política de Estado y pidió el apoyo de la oposición para poder ayudar en esta crisis.

Fuertes lazos

En cualquier caso, desde el Gobierno español subrayan que la relación de España con México y de la Unión Europea (UE) con este país trasciende de lejos a un tema puntual como la crisis venezolana.

Recuerdan en este sentido que México es uno de los pocos países que tiene un acuerdo global con la Unión Europea y subrayan los fuertes lazos que unen a este país con España.

Lazos que quedarán patentes en esta visita de dos días y que no son solo económicos, sociales o culturales, sino también históricos.

Precisamente durante este viaje oficial se conmemorarán los 80 años de la llegada del exilio español a México. Sánchez tiene previsto dar esta tarde un discurso sobre memoria histórica en el Colegio de México, fundado por exiliados del franquismo.

En el Gobierno español subrayan la "sintonía enorme" que existe entre ambos líderes progresistas, que se plasmará en una declaración conjunta que servirá de hoja de ruta para la colaboración entre ambos países.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento