Nicolás Maduro consideró este miércoles que "sería muy bueno" adelantar las elecciones legislativas que deben celebrarse en 2020 como forma para salir de la crisis que vive el país, pero reiteró su rechazo a convocar comicios presidenciales.

"Sería muy bueno que hubiera elecciones adelantadas para el Parlamento venezolano, sería una buena forma de debate político y una solución con el voto popular", señaló Maduro en una entrevista a la agencia rusa RIA Nóvosti.  

"Yo estaría de acuerdo en que se adelanten, a través de un decreto de la Asamblea Nacional Constituyente, las elecciones de la Asamblea Nacional y eso sirva como válvula de escape a la tensión que el golpe de Estado imperialista le ha metido a Venezuela", sostuvo el mandatario en la entrevista.

Por otra parte, ha descartado de plano nuevas elecciones presidenciales, pese al ultimátum dado por España y otros países europeos, que han amenazado con reconocer al autoproclamado "presidente encargado", Juan Guaidó, como jefe de Estado del país si Maduro no convoca comicios.

"No aceptamos el ultimátum de nadie en el mundo, ni aceptamos el chantaje. En Venezuela ha habido elecciones presidenciales, ha habido un resultado y si el imperialismo quiere nuevas elecciones que espere para el 2025", ha sostenido, en referencia a los comicios celebrados el pasado mayo y en los que la oposición no concurrió.

En opinión de Maduro, desconocer los resultados de las presidenciales "es un despropósito del grupo de países alineados como satélites a la política de Donald Trump", el presidente estadounidense. Maduro ha defendido que obtuvo "el 68 por ciento de los votos" y "el 32 por ciento del padrón electoral en general", lo cual constituye, según él, "más casi del doble de cualquier primer ministro de Europa que ganan las elecciones con el 15, el 16 por ciento del padrón electoral. ¿Por qué ellos son legítimos y yo no?"

Conversar con la oposición

Maduro se mostró dispuesto también a mantener conversaciones con la oposición venezolana sobre "la paz y el futuro" del país. "Estoy listo, con agenda abierta, para sentarme con sectores de oposición a hablar del bien de Venezuela, de la paz y del futuro", ha afirmado el presidente en una entrevista con la agencia de noticias rusa Sputnik.

En la entrevista, Maduro también ha mostrado dispuesto a reunirse con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, algo que según el mandatario venezolano cambiaría la situación. "Yo estoy dispuesto a hablar con Donald Trump en privado, en público, en Estados Unidos, en Venezuela, donde él quiera, con agenda abierta, todos los temas que él quiera hablar. Es más, estoy seguro de que si él y yo nos vemos cara a cara y hablamos, otra historia se escribirá", ha recalcado.

Sin embargo, Maduro ha insinuado que el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, es quien "prohíbe" a Trump que se reúna con el presidente venezolano. "Bolton le prohibió a Donald Trump iniciar un diálogo con el presidente Maduro. Se lo prohibió él. Tengo toda la información", ha aseverado.

Cree que Trump ordenó asesinarlo

La agencia de noticias rusa RIA Novosti recoge asimismo que Maduro cree que el líder estadounidense Donald Trump dio la orden de matarlo. "Sin lugar a dudas, Donald Trump le dijo al gobierno colombiano, a la mafia colombiana que me matara. Si algo me pasa una vez, Donald Trump y el presidente colombiano Iván Duque será los responsables de todo lo que me suceda".

Además, el mandatario venezolano ha subrayado que Venezuela pagará las deudas que tiene con China y Rusia a pesar de la crisis económica del país y las sanciones impuestas por Estados Unidos. "Venezuela es buena paga. Pagamos bien a tiempo. Siempre pagamos bien a tiempo", ha añadido.

El pasado 23 de enero, el presidente del Parlamento venezolano Juan Guaidó asumió las funciones de presidente "interino" del país tras las multitudinadiras manifestaciones que se celebraron durante ese día en Caracas para protestar contra la deriva del Gobierno de Maduro. El objetivo de Guaidó es "instalar un Gobierno de transición y celebrar unas elecciones libres".

Al menos una treintena de países, entre los que se encuentran EE UU, Francia, Gran Bretaña, Dinamarca, Georgia, Canadá, Australia, Argentina, Brasil, Paraguay, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Honduras, Panamá, Guatemala y Perú han reconocido a Guaidó como presidente interino de Venezuela. Mientras que Rusia, Turquía, China, Irán, Cuba, Nicaragua, Uruguay, Bolivia y México se posicionarons a favor de Maduro.

Prohibición de salir de Venezuela a Guaidó

El Tribunal Supremo de Venezuela tomó este martes varias medidas en contra del jefe del Parlamento y autoproclamado presidente interino, Juan Guaidó, entre las que se cuenta la prohibición de salida del país y la congelación de sus cuentas, aunque no se emitió una orden para su arresto.

Esto se produjo poco después de que Guaidó designara embajadores en 10 países americanos, una acción que la Cámara le concedió al aprobar casi de forma inmediata los nombramientos. Guaidó presentó una comunicación ante el Parlamento, durante la sesión de este martes, en la que proponía la designación de representantes en Argentina, Estados Unidos, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Honduras, Panamá, Perú y el Grupo de Lima. Y solo minutos después, el Legislativo aprobó por "unanimidad" estas propuestas, un signo de la unidad que mantienen las fuerzas opositoras en su nueva tentativa por desalojar a Maduro del poder, que ejerce desde 2013.

Este miércoles, el opositor de Maduro habla con el diario alemán Bild y urge "más sanciones de la Unión Europea" porque, asegura, "más y más personas están siendo asesinadas" en Venezuela.

Para este miércoles por la tarde, Guaidó convocó nuevas manifestaciones en Caracas para exigir a los militares que "se pongan al lado" de los ciudadanos y permitan la entrada de ayuda humanitaria.

El embajador: "Si me retiran el beneplácito, actuaremos en consecuencia"

El embajador venezolano en España, Mario Isea Bohórquez, ha declarado durante una entrevista en TVE que las recientes declaraciones del presidente del Gobierno Pedro Sánchez le causan "un conflicto de sentimientos y de ideas". "Hay un juego de intereses mundial. Hoy es más evidente que nunca que se está capitaneando un golpe de Estado como parte evidente de una guerra económica desde hace años atrás", ha defendido.

"Trump tiene sus alter egos en Bolsonaro —presidente de Brasil— y Duque —presidente de Colombia—, y los usa en su política de aterrorizar con el bloqueo financiero y el aislamiento, pero no ha dado resultado", ha continuado el embajador respondiendo a las preguntas de los periodistas.

Sobre las manifestaciones previstas para esta tarde, Isea ha declarado que son una "demostración de que en Venezuela hay democracia. ¿Usted cree que Franco o Pinochet hubieran permitido que alguien se proclamara presidente interino?", ha preguntado.

"Si el Gobierno español me retira el beneplácito, nosotros actuaremos en consecuencia", ha respondido el embajador ante la pregunta de una posible orden de suspensión por parte del Gobierno español.