Jorge Martín, portavoz de la Guardia Civil, explicó este viernes en rueda de prensa el proceso que han llevado a cabo los guardias civiles especialistas en espeleología y microvoladuras, en el desarrollo de estas cuatro detonaciones que se han utilizado para abrir camino en la excavación del túnel horizontal y que ha facilitado la localización del cuerpo del menor.

Entre el jueves y este viernes se realizaron un total de cuatro microvoladuras, la última poco después de las 21.00 horas.

"Dos mineros descienden hasta el punto y perforan en la roca distintos agujeros donde son introducidos las cargas explosivas. Después suben y bajan dos guardias civiles especialistas en espeleología y microvoladura, e introducen los explosivos. Suben a superficie y desde ahí la detonan. Este proceso lleva una hora y media", ha detallado Jorge Martín.

"Después hay que esperar 30-40 min para extraer el aire de manera forzada de abajo, para evacuar el aire contaminado y los gases. Todo el proceso dura unas dos horas", ha explicado el portavoz de la Guardia Civil.

"La montaña marca el ritmo de trabajo de estas personas", ha indicado, por lo que pide paciencia para hablar de plazos y todo el mundo está preparado para seguir trabajando bajo el plan ideado. "Hay muchas complicaciones en el terreno. Es el mismo terreno que el del túnel vertical, por lo que tienen los mismos problemas", aseguraban a horas de que localizasen el cuerpo.