Íñigo Errejón planta a Podemos. El hasta ahora candidato del partido de Pablo Iglesias a las elecciones autonómicas del 26 de mayo en la Comunidad de Madrid ha anunciado este jueves que no concurrirá bajo la marca morada. Lo hará, en su lugar, con la plataforma Más Madrid, el partido instrumental lanzado hace dos meses por Manuela Carmena para aspirar a la reelección como alcaldesa de la capital.

La noticia la ha comunicado el propio Errejón en una carta abierta firmada con la regidora. En ella, argumenta que "en Madrid existe una mayoría demócrata y progresista" que "necesita un proyecto que renueve su ilusión y confianza", especialmente tras el resultado de las elecciones andaluzas. De hecho, habría sido la incapacidad de la izquierda para conservar ese bastión lo que habría espoleado a la regidora para invitar a Errejón a situarse a su abrigo, según fuentes de este medio. De este modo, el ex número dos de Iglesias se alía con los postulados de Carmena y apoya ir "más allá de las siglas".

Así, ambos se abren a "coordinar las propuestas en un programa conjunto y participativo", acompasado con unas primarias propias en febrero. En la práctica, este movimiento desliga absolutamente a Errejón de Podemos, elegido por las inscritos para ese puesto en mayo, no sin bronca. Su equipo rechaza que se trate de "un órdago o desafío" a Iglesias, informa Efe, y la propia Carmena ha sintetizado esta mañana ante la prensa que no es una "ruptura" sino de una invitación a la "simbiosis".

El precedente de Rita Maestre

La información ha pillado por sorpresa a la dirección del partido, que analiza el "nuevo escenario" y no descarta ninguna opción. Se desconoce si Podemos seguirá adelante sin Errejón. Tampoco se sabe si lanzará el proceso para expedientarle y suspenderle de militancia, lo que podría desembocar en la expulsión de uno de sus nombres más reconocidos. En declaraciones a La Sexta, el propio Errejón ha asegurado que sigue siendo "el candidato de Podemos" y ha afirmado no temer represalias de Iglesias, con quien ha hablado por teléfono.

Sin embargo, el precedente está en la mente de todos: el partido en Madrid, dirigido por Julio Rodríguez, mantiene abierto un procedimiento disciplinario contra sus seis concejales en el Ayuntamiento, incluida la portavoz Rita Maestre, quien, por cierto, ha calificado hoy los hechos de "noticia fantástica". En noviembre, ese grupo con ella al frente protagonizó una huida hacia adelante similar, también bajo la protección de Carmena y también para esquivar las pretensiones de su propia dirección.

Porque, cabe recordarlo, la noticia se produce horas después de que, el lunes, los mandos en la región de Podemos e IU alcanzaran un "principio de preacuerdo" que pasaba por otorgar un 25% de los recursos y de presencia en la lista de la confluencia al partido de Alberto Garzón. Eso, de paso, incluía el número dos, que recaería en su coportavoz en la Comunidad, Sol Sánchez.

"Hemos puesto por delante los intereses del país"

El pacto revolvió profundamente a los de Errejón, que manifestaron públicamente su desacuerdo segundos después de que se filtrara. Sin embargo, el también diputado en el Congreso carecía de capacidad real de maniobra para tirarlo abajo desde el interior de la organización. El 'errejonismo' no controla el partido ni en la capital (gobernada por el ex-Jemad) ni en la región (cuyo secretario general es el pablista Ramón Espinar que venció, precisamente, a Maestre en unas agrias primarias que sirvieron de antesala a la batalla a tumba abierta entre ambas sensibilidades en Vistalegre 2).

Fuentes del entorno del candidato explican a 20MINUTOS que son conscientes de la situación, pero que han preferido "poner por delante los intereses del país, independientemente de las consecuencias". En este sentido, insisten en ir "de la mano de Carmena" en una "candidatura amplia en la que los partidos del cambio están invitados a sumarse" pero que vaya "más allá de la hipotética Podemos-IU". Así, el movimiento enmienda la determinación a poblar la región de papeletas bajo la denominación Unidas Podemos-IU-Equo, pactada por las tres organizaciones.

Además, este jueves finalizaba el plazo dado por la cúpula de IU para que la formación morada resolviese sus diferencias en torno al preacuerdo para la confluencia en la Comunidad. Ahora, contemplan con "calma y frialdad" la "nueva situación" y aseguran que no se cierran "a nada", como no lo hacían "hace 24 horas", antes de que estallara la enésima crisis interna en el seno de su compañero de viaje. Anticapitalistas, corriente morada descolgada de las conversaciones, ya ha propuesto a ambos partidos construir una "alternativa" al "proyecto descafeinado" e "indistinguible del PSOE" que, según ellos, representa Errejón.

Consulta aquí más noticias de Madrid.