El pleno del Senado condenó este miércoles "rotundamente" el franquismo y "cualquier acto de exaltación del mismo" en una moción del PSOE que ha salido adelante con la abstención del PP, Ciudadanos y Foro y que además avala la exhumación de Franco del Valle de los Caídos.

La iniciativa fue aprobada por 97 votos a favor del grupo socialista, de Unidos Podemos y los nacionalistas catalanes y vascos. Por su parte PP, Ciudadanos, UPN y Foro han sumado 136 abstenciones, sin ningún voto en contra en el hemiciclo.  

Pese a las críticas que el PP dedicó durante el debate a esta moción y a que el grupo socialista no aceptó enmendarla para suprimir la referencia al traslado de los restos del dictador del Valle de los Caídos, a la hora de votar sus senadores optaron por una abstención que facilitó su aprobación.

De hecho, el senador socialista Tontxu Rodríguez manifestó que a los populares les "escuece" esta moción porque "hunden sus raíces biológicas e ideológicas" en "la camisa nueva, las banderas victoriosas y la España que empieza a amanecer", en referencia al himno falangista, el "Cara al sol".  

Una afirmación muy protestada desde los escaños del grupo popular, cuyo senador Joel Delgado aseguró que el PP condena la dictadura franquista "como no podía ser de otra manera". Además, dijo que a los españoles no les preocupa la ubicación de los restos de Franco.

Su compañero Carlos Aragonés vio tras la iniciativa un "significado electoral" y una intención del PSOE por "meter el dedo en el ojo al PP" con motivo del 20N, aniversario de la muerte de Franco.

El senador socialista Francesc Antich defendió que el texto impulsa la ley de Memoria Histórica y respalda la resolución de la Eurocámara que pide prohibir entidades como la Fundación Francisco Franco, y remarcó que el régimen franquista es un símbolo, junto con Hitler y Mussolini, "de la Europa que no queremos".

Los socialistas incorporaron al texto una enmienda de Unidos Podemos sobre la nulidad de las sentencias del franquismo, y su portavoz, Ander Gil, lamentó tras la votación la abstención "de los partidos de las derechas" para apuntar que "en cualquier país de Europa" se hubiera aprobado por unanimidad.

Ciudadanos, cuyos cuatro senadores se abstuvieron, apostó por lograr "los más amplios consensos políticos y sociales" en un proceso que según su portavoz, Tomás Marcos, se ha abordado "de manera precipitada".

"Mucho cuidado con lo que hacemos", advirtió por su parte la senadora Rosa Domínguez de Posada, de Foro Asturias, porque el radicalismo "de izquierdas y derechas" puede volver a "dividir" la sociedad española en dos bandos.