Valtonyc
El rapero mallorquín Valtonyc. FESTIVAL IN-SOMNI - Archivo

El nombre de Valtònyc es noticia en todo el país tras la decisión de la Justicia belga de no pronunciarse sobre su extradición automática, emitida por España, hasta el próximo 3 de septiembre.

Josep Miquel Arenas Bertran (La Puebla, Mallorca, 1993) fue condenado por delitos de enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias graves a la corona y amenazas no condicionales en sus canciones de rap. Unas letras que no han gustado a los jueces españoles pero que su autor defiende con el discurso de la libertad de expresión y por las que se le persigue en España.

El joven de 24 años comenzó su andadura en la música en plena adolescencia. A sus oídos llegó el estilo del hip hop norteamericano, con el que se inició en el rap, para más tarde sentirse atraído por grupos de fuerte denuncia social, como Los Chikos del Maíz, quienes cantan contra la monarquía española y en sus temas defienden una revolución armada.

El interés por el rap más político le llevó a indagar en la lectura, acercándose a las corrientes marxistas con una banda sonora en la que también había espacio para el punk, según contó al medio ElNacional.cat.

Su carrera como artista comenzó en el año 2009, cuando Josep Miquel decidió apodarse Valtònyc y autoeditarse su primer álbum, Desde el papel, con tan solo 16 años.

El ascenso de Valtònyc por la escena del rap española pasó de forma tranquila con 13 discos publicados a su espalda, cinco de ellos editados en catalán, hasta que sus letras llegron a oídos de la Justicia.

Injurias al rey y enaltecimiento del terrorismo

El pasado mes de febrero de 2017 Josep Miquel se sentaba ante un tribunal y era juzgado por injuriar al rey y ensalzar a ETA y los Grapo en sus temas, un discurso con el que aseguró que solo "buscaba provocar". Su defensa alegaba que Valtonyc se acogía a su derecho de libertad artística y de expresión.

El asunto llegó a la Audiencia Nacional y el rapero fue finalmente condenado a tres años y seis meses de prisión, pero, ¿qué dicen exactamente sus letras? ¿Qué mensajes le han llevado hasta este punto?

"Puta policía y puta monarquía" o "Cuando digo Gora ETA delante de un guardia civil, por eso te encierran y no por ser un hijo de puta como Urdangarín". Estos son algunos de los 16 versos por los que el rapero tenía que haber ingresado en prisión el pasado mes de mayo, en los que mezcla insultos a la familia real, frases de apoyo a ETA e incluso amenazas a políticos como Esperanza Aguirre o Alberto Ruiz Gallardón.

"Que tengan miedo, joder. Que tengan miedo", que tengan miedo como un guardia civil en Euskadi", dice el rapero en la canción Deberían tener miedo. "Quiero transmitir a los españoles un mensaje de esperanza, ETA es una gran nación". Esta está incluida en el tema Microglicerina, que además añade una mención al actual ministro de Hacienda: "Un atentado contra Montoro, otro logro para vosotros".

Fuga a Bélgica

Lejos de asumir su condena, el mallorquín se fugó a Bélgica un día antes de que expirase el plazo de 10 días que le concedió la Audiencia Nacional para que comenzase a cumplir su tiempo en prisión. Valtònyc creyó que debía "desobeceder" y por eso decidió abandonar España el pasado 23 de mayo.

Un día después, el tribunal español dictó una orden de busca y captura nacional, internacional y europea ante su marcha de España. Dos días más tarde, la fiscalía de Flandes Occidental confirmó que había recibido de las autoridades españolas la euroorden de entrega.

El 5 de julio un juez de instrucción belga decidió mantenerlo en libertad condicional a la espera de que otro magistrado estudiase su posible entrega, lo que implica que Valtònyc no puede salir del país.

La audiencia en la que la Justicia belga debía pronunciarse este martes por primera vez sobre la euroorden emitida por España contra el rapero Josep Miquel Arenas.

Sin embargo, los tribunales han decidido posponer la decisión sobre el artista, la cual no llegará hasta el próximo 3 de septiembre. Mientras, Valtònyc seguirá el libertad.

La noticia la daban los abogados de la defensa Simon y Paul Beckaert, quienes confirmaban que el juez de guardia decidió posponer el asunto a la espera de recibir las alegaciones de la fiscalía. Así, este aplazamiento del veredicto judicial contra el rapero conlleva la denegación de su extradición automática.