Los autónomos (3.157.930 trabajadores, según los últimos datos) se han quedado fuera de la última promesa económica del presidente Zapatero, anunciada este domingo en plena precampaña electoral: la devolución de 400 € cada año a todos los trabajadores y pensionistas que pagan IRPF, unos 15,3 millones de beneficiarios.

Manuel Pizarro, ex presidente de Endesa calificó los 400 euros de "regalito"

La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) denunció el lunes esta discriminación, sobre todo para dos de los tres millones de autónomos que sí pagan IRPFpor el rendimiento de su actividad económica.

El Ministerio de Economía argumentó a 20 minutos esta exclusión: "Los autónomos tributan por un sistema de módulos y declaran unos rendimientos económicos, no unos ingresos reales". UPTA ha pedido al Gobierno que corrija esta situación, ya que "los autónomos están más necesitados de ayudas fiscales que otros sectores".

Guerra política

Esta rebaja de 400 € ha desatado una verdadera guerra política . Los socialistas la defendieron a capa y espada, una medida que calificaron de 'eficaz', 'posible' y 'viable'. La vicepresidenta De la Vega señaló que va directa "al corazón de las familias" y recordó que esta deducción fiscal se hace sobre la cuota y no sobre la base.

Es decir, aquellos trabajadores o pensionistas que Hacienda les retenga 400 € no tendrán que pagar nada, ya que la medida les beneficiará al 100%. Mientras que los que contribuyan con 4.000 € de retención, tendrán una rebaja del 10%.

En el otro lado, los populares, que ayer criticaron la medida con todo tipo de adjetivos. Manuel Pizarro, ex presidente de Endesa y candidato estrella de Rajoy, calificó los 400 euros de "regalito".

CiU la ha definido como "una forma frívola e insuficiente de afrontar los problemas"

Para Acebes, se trata de "una ocurrencia de última hora" con la que el Gobierno quiere dar "manotazos para salir del charco económico". El ex presidente José María Aznar tampoco quiso faltar a la cita y acusó a Zapatero de "viejas prácticas caciquiles" y de "comprar votos".

Las críticas no han procedido sólo de las filas del PP. CiU la ha definido como "una forma frívola e insuficiente de afrontar los problemas". IU cree que es una propuesta 'caciquil' y un 'error' teniendo en cuenta la coyuntura económica actual. También UGT, sindicato afín al PSOE, aseguró ayer que la deducción de 400 euros no favorece más a las rentas más bajas, y ha advertido de la pérdida recaudatoria del Estado con medidas de este tipo.

Caldera arremete contra Pizarro

El coordinador del programa electoral del PSOE y ministro de Trabajo, Jesús Caldera, atacó ayer la propuesta estrella en materia económica del PP y la personalizó en Manuel Pizarro, número dos de los populares por Madrid. "Dado que el PP propone bajar el tipo máximo del IRPF del 43% al 40%, el señor Pizarro, con sus seis millones de sueldo en el año 2007, dejaría de pagar 180.000 euros". Con la propuesta socialista, matizó, se ahorraría 400 euros, como todos los españoles que pagan IRPF.