El 42% de los encuestados preferiría que se convocaran elecciones lo antes posible
El 42% de los encuestados preferiría que se convocaran elecciones lo antes posible. EUROPA PRESS

Aunque el Gobierno tiene pensado agotar la legislatura, el sentir de la mayoría de la ciudadanía se inclina hacia el lado contrario. Así lo demuestra la encuesta de Henneo/Metroscopia realizada entre el 16 y 25 de julio, en la que solo el 37% de los entrevistados está a favor de esperar hasta 2020 para ir a elecciones.

Con un 42%, la mayor parte de los encuestados preferiría convocar elecciones de manera inmediata, mientras el 21% opta por convocar elecciones después de un tiempo.

Los resultados varían dependiendo de la orientación política con la que se identifican los preguntados. Según el sondeo, la mayoría de los votantes de PP y Ciudadanos prefieren convocar elecciones de inmediato, con un 74% y 62% respectivamente.

En cambio, un 58% del electorado de Podemos prefiere agotar la legislatura y solo un 18% está a favor de convocar elecciones de manera inmediata. Por su parte, el PSOE es el partido que tiene los votantes más divididos entre agotar la legislatura (51%) y convocar elecciones (49%). De los partidarios socialistas de llamar a elecciones antes del 2020, la mitad está a favor de una convocatoria inmediata y la otra mitad —con tan solo un punto más—, de conceder un margen de tiempo al Ejecutivo.

Más partidos y más diálogo

La irrupción de Podemos y Ciudadanos ha tergiversado el tradicional bipartidismo de la política nacional y, según el sondeo de Metroscopia realizado para 20Minutos, el cambio ha sido bien recibido por la población.

El 68% de las personas preguntadas en la última quincena de julio se muestra a favor de que existan varios partidos de tamaño similar frente a un 30% que prefiere que haya dos grandes partidos. Este resultado sigue la tendencia de opinión desde 2014, cuando siete de cada diez españoles eran partidarios de la aparición de nuevos partidos que pudieran hacer frente a PP y PSOE.

En este momento, solo los votantes del PP prefieren el bipartidismo, con el 60% a favor. Tanto el electorado del PSOE como el de Ciudadanos defiende la multitud de partidos con fuerzas similares con un 70% favorable con esta opción. Podemos, por su parte, es el partido con una fuerza electoral más unificada en este aspecto, donde un 95% de sus votantes defiende el pluripartidismo.

A pesar de las reticencias de algunas de las organizaciones políticas ante las negociaciones con signos políticos dispares, los españoles también son partidarios del diálogo entre los distintos partidos. El 70% opina que cuando dos partidos con ideologías muy diferentes llegan a acuerdos se basan en la responsabilidad y solo el 26% piensa que sería traicionar los principios del propio partido.

Esta opinión mayoritaria es compartida por el electorado de los cuatro partidos principales, con una horquilla del 60% (PP) al 78% (Podemos) a favor.

La crisis continúa

La percepción de la ciudadanía ante la economía del país se sitúa en niveles similares al comienzo de la crisis. Si bien después de 2012 —el año más pesimista en plena crisis económica— la tendencia se inclina hacia una perspectiva más optimista, todavía hoy, diez años después del colapso económico de 2008, el 60% de los españoles opina que la situación económica es mala, y solo un 24% cree que es positiva.

Asimismo, la gran mayoría de los españoles (82%) creen que la crisis no ha sido superada. De ellos, el 52% cree que queda mucho para poder cerrar este episodio, mientras el 30% se muestra optimista y defiende que, aunque todavía no ha sido dejada atrás, lo será dentro de poco. Solo el 15% cree que a ha sido superada, pero la mayoría de ellos (12%) cree que la recuperación será lenta.

Este pesimismo es compartido por los cuatro partidos mayoritarios. Los votantes de Podemos son los más pesimistas —el 88% cree que la crisis no ha terminado—, seguidos de los socialistas (86%), Ciudadanos (73%) y, por último, los populares (65%).

La percepción sobre la crisis se alinea con la dificultad de encontrar empleo, donde solo un 21% cree que se trata de una labor fácil y el 93% se queja de que los trabajos disponibles tienen salarios insuficientes para vivir, según Metroscopia.

Además, las malas expectativas se mantienen para el futuro, donde un 73% de los españoles creen que la situación económica de las próximas generaciones será peor que la de sus padres. Solo un 12% cree que será mejor y un 14% piensa que será igual a la de sus progenitores.

Demasiada desigualdad y paro

La impresión sobre la desigualdad se mantiene similar a la de los últimos años. La gran mayoría de los españoles —93% en 2018 frente a 92% en 2016 y 2015— cree que existe mucha o bastante desigualdad en el país. Esta percepción es confirmada por el informe de la Comisión Europea sobre España de marzo de este año, que revela que España es uno de los países más desiguales de la Unión Europea, donde el 20% más rico gana 6.6 veces más que el 20% más pobre.

Aunque la tasa de desempleo en los últimos años ha ido bajando, el 58% de los encuestados cree que el paro va a seguir igual de alto o aumentará, frente al 40% que cree que el desempleo pronto empezará a descender. Si bien la opinión de los españoles es más optimista —en 12 puntos— que en 2014, el sentir mayoritario sigue siendo poco optimista.

La perspectiva general ante un futuro sombrío se suma a la tendencia europea denominada 'la sociedad del descenso' por el sociólogo alemán Oliver Nachtwey, en la que la población percibe el vuelco del clásico ascensor generacional —donde los hijos iban a vivir mejor que los padres— en parte motivado por la precariedad laboral y la desigualdad instaurada en los últimos años de crisis.

Ficha técnica

Universo: Población de 1 o más años, residentes en España y con derecho a votar en elecciones generales.

Muestra metodológica: Dos sondeos consecutivos entre los días 16 y 25 de julio. El primero consta de 2.200 entrevistas y el segundo de 1.300 entrevistas. En ambos casos las entrevistas se realizaron a través de llamadas a teléfonos móviles seleccionados de forma aleatoria a partir de un generador automático de números telefónicos. Se han calibrado los datos a partir de una ponderación múltiple por sexo, tamaño de municipio y Comunidad Autónoma.

Error de muestreo: Para un nivel de confianza del 95.5%, en la hipótesis más desfavorable (p=q=50%), para el primer sondeo el margen de error es de ± 2.1 (tras la ponderación, ± 2.7 puntos) para datos globales. Para el segundo sondeo, el margen de error es de ± 2.8 puntos (± 3.5 puntos tras la ponderación).