El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso. EUROPA PRESS

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mantiene su intención de agotar la legislatura, según han indicado este martes fuentes de la Moncloa, rectificando así a la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, que en un desayuno informativo ha señalado que, si bien "nadie está pensando en adelantar las elecciones", "nadie va a resistir más allá de lo razonable", ante las dificultades que se avecinan para alcanzar mayorías parlamentarias.

"El presidente ha declarado su intención de agotar la legislatura y más recientemente ha apelado a la responsabilidad de los partidos políticos para mantener abiertas las vías de diálogo que permitan seguir tomando decisiones en beneficio de toda la ciudadanía", han asegurado fuentes de la Moncloa.

Según han añadido, el Gobierno es "consciente de los cambios producidos en los últimos días en el escenario político, pero eso no varía su compromiso con el nuevo tiempo político iniciado con la presidencia de Pedro Sánchez".

Techo de gasto

De esta manera, la Moncloa ha dejado claro que Sánchez continúa dispuesto a agotar la legislatura, que termina en 2020, a pesar de las dificultades que puedan provocar los cambios en las direcciones del PP y del PdeCAT. La primera prueba de fuego llegará previsiblemente esta semana con la aprobación del techo de gasto para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado de 2019.

El nuevo presidente del PP, Pablo Casado, ya ha afirmado que su partido no aprobará un proyecto que incrementa el gasto público. Los populares podrían vetar el techo de gasto con su mayoría absoluta en el Senado, siempre que el Gobierno consiga una mayoría en el Congreso que aún está por ver.

De momento, Sánchez sólo tiene el apoyo del PNV para un debate y votación que previsiblemente se celebrará este viernes. Unidos Podemos y Compromís se sitúan entre la abstención y el no, el voto que han anunciado el PP y Ciudadanos.

En todo caso, fuentes de Moncloa aseguran que el Gobierno negociará con los grupos de cara a esta votación y confían en obtener una mayoría esta semana.

PDeCAT, más duro con el Gobierno

Asimismo, los cambios en la dirección del PdeCAT tampoco auguran facilidades para el Gobierno. El pasado fin de semana, la hasta ahora coordinadora general de la formación catalana, Marta Pascal, abandonó el puesto y fue nombrado presidente David Bonheví, que anunció cambios también en el Congreso, donde sus ocho diputados votaron el pasado junio a favor de la moción de censura que llevó a Sánchez a la Moncloa.

Bonheví ya ha advertido que a partir de ahora el PdeCAT endurecerá las condiciones de sus futuros apoyos parlamentarios si no hay avances "en el derecho a decidir o en encontrar una solución política a problema catalán".

Por ejemplo, el conseller del Acción Exterior de la Generalitat catalana, Ernest Maragall, quiere que en la comisión bilateral con el Gobierno que se celebrará la semana que viene se pueda hablar de la situación de los presos independentistas y del derecho de autodeterminación.

Así las cosas, aunque la portavoz del Gobierno ha apuntado que "sería absurdo" plantear un adelanto electoral, ha hecho saltar las alarmas ha añadir que "nadie va a resistir más allá de lo razonable".

Según fuentes de la Moncloa, el objetivo sigue siendo que las elecciones sean en 2020 y hasta entonces se sabe que cada medida necesitará ser negociada con los otros grupos, porque el Gobierno no tiene una "mayoría propia".