Marcha en Nicaragua en apoyo a estudiantes y de rechazo a Ortega
Imagen de la marcha en Nicaragua en apoyo a estudiantes y de rechazo a Ortega. Jorge Torres / EFE

Rayneia Gabrielle, estudiante brasileña de sexto año de medicina en la Universidad Americana (UAM), ha sido asesinada la pasada noche en Nicaragua tras varios disparos de un grupo de paramilitares, según informó este martes Ernesto Medina, rector de la UAM.

El asesinato ocurre en medio de una crisis sociopolítica por manifestaciones contra el presidente Daniel Ortega, cuya represión ha dejado entre 277 y 351 muertos, según organizaciones humanitarias locales e internacionales.

"Esto hay que decirlo, paramilitares que estaban en la casa de Chico (Francisco) López, fueron los que dispararon", dijo Medina.

López, tesorero del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y hasta hace poco gerente de dos grandes empresas del Estado relacionadas con el petróleo y el sector construcción, fue afectado con la Ley Global Magnitsky, de Estados Unidos, que lo señaló por graves violaciones de los Derechos Humanos.

"Las fuerzas paramilitares sienten que tienen carta blanca, nadie les va a decir nada, nadie les va a hacer nada, ellos andan secuestrando y haciendo redadas", sostuvo el rector.

Organismos de DD HH culpan al Gobierno

El asesinato de la estudiante brasileña ocurrió horas después de que Medina participara en un foro en el que dijo que el crecimiento económico y la seguridad en Nicaragua antes del estallido social de abril contra el presidente Daniel Ortega "era parte de una farsa", porque "nunca hubo un plan que acabara con la pobreza y la injusticia".

"La muerte de esta muchacha es un signo de lo que está pasando en Nicaragua, contradice lo que dijo Ortega (a Fox News), de que todo está normal, pero es una paz de mentira, hay paramilitares por todos lados", sostuvo el rector.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias".

Otros tres civiles fallecidos

Al menos tres civiles han muerto y cinco policías resultaron heridos tras el enfrentamiento armado ocurrido este martes en el norte del país entre agentes del orden y manifestantes antigubernamentales, según la Policía Nacional.

El suceso se registró a las 05.30 horas (11.30 GMT) en el barrio Sandino, municipio de Jinotega, cuando las fuerzas policiales realizaban labores de restablecimiento de la libre circulación en ese lugar "que estaba secuestrado por grupos de terroristas", indicó en un comunicado la Policía, en alusión a los que protestan contra el Gobierno.

Esos grupos mantenían bloqueos en la vía y barricadas en las calles de ese barrio donde cometían "asaltos, lesiones, extorsiones, amenazando a personas y propietarios de negocios, causando terror y zozobra en los habitantes", de acuerdo con la información policial.

"Estos grupos terroristas atacaron con armas de fuego y morteros a las fuerzas policiales, resultando tres personas fallecidas y cinco compañeros policías heridos", según el parte policial.

Por su lado, los manifestantes "autoconvocados" de la ciudad de Jinotega denunciaron que se trató de un nuevo ataque de las llamadas "fuerzas combinadas" del Gobierno, integrada por policías, antimotines, parapoliciales y paramilitares.