Ola de protestas en Nicaragua
Vista de una llanta incendiada por manifestantes durante el cuarto día de protestas en Managua (Nicaragua). Jorge Torres / EFE

Nicaragua vive desde el pasado miércoles una ola de protestas contra el Gobierno de su presidente, Daniel Ortega, y en rechazo a las reformas a la seguridad social, que dejan ya decenas de muertos, según la prensa local y las ONG, si bien el Gobierno nicaragüense ha contabilizado 10 muertos hasta el pasado viernes. Los heridos se contabilizan por cientos, según la Cruz Roja.

El origen de la protesta es una reforma del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) aprobada el pasado 16 de abril por la cual la aportación salarial de los trabajadores a la seguridad social pasará del actual 6,25 a un 7%; la de los empresarios mediante sus beneficios, de un 19 a un 22,5%; y los jubilados tendrán que empezar a contribuir con una retención en sus pensiones del 5%.

Cuatro días de manifestaciones por todo el país

Este pasado sábado, cuarto día consecutivo de protestas, miles de personas volvieron a concentrarse con banderas de Nicaragua en Managua, la capital, y otras ciudades, a pesar de que el presidente Ortega aceptó revisar las controvertidas reformas en una mesa de diálogo con los empresarios en un intento por desactivar la crisis.

"Libertad", "No te dejes pueblo, tenemos que levantarnos", o "¡Que se rinda tu madre!", fueron algunas de las expresiones puestas en diferentes carteles por los manifestantes en la salida sur de la capital nicaragüense, mientras conductores que transitaban por el sitio tocaban las bocinas y alzaban sus manos en señal de victoria.

La Policía ha estado utilizando gas lacrimógeno y bolas de goma para dispersar a los manifestantes. No obstante, los disturbios han continuado a lo largo de la jornada del sábado en Managua. La mayor parte de las muertes han sido a causa de disparos con arma de fuego, según ha explicado la portavoz de la Cruz Roja, Lissett Guido.

Matan a un periodista que retransmitía en directo

El noticiero El Meridiano, una radioemisora de la ciudad de Bluefields, confirmó este sábado la muerte de uno de sus periodistas, Ángel Gahona, alcanzado por un disparo mientras retransmitía por Facebook Live las protestas en esa ciudad de la Región Autónoma Caribe Sur (RACS).

En el vídeo se aprecia a Ganoa narrando mientras camina detrás de un grupo de agentes antidisturbios cuando repentinamente se escucha un disparo, la voz del periodista se apaga y la cámara se cae al suelo, la imagen se torna difusa, y se escuchan gritos de horror.

Los manifestantes, que son miles y se extienden por toda Nicaragua, han utilizado las redes sociales para denunciar represión por parte de la Policía Nacional y el apoyo de los agentes a las fuerzas de choque afines al Gobierno.

El presidente Ortega culpó este sábado a "pequeños grupos de la oposición", cuyo nombre no especificó, de ser los causantes de las revueltas. Durante una comparecencia en cadena obligada de radio y televisión, Ortega, que estuvo acompañado por representantes de la jefatura militar y policial, en ningún momento se refirió al número de muertos y heridos durante los enfrentamientos.

Policías se niegan a reprimir las protestas

Un grupo de unos 50 agentes de policía, pertenecientes a una unidad designada al área de patrullas en Managua, estaría detenida en la comisaría de Ajax Delgado por haberse negado a acatar las órdenes de salir a reprimir las protestas de los últimos días contra la reforma del Sistema Nacional de Seguridad Social, según ha informado el diario nicaragüense La Prensa.

"La patrulla está detenida por oponerse a salir a apalear a la gente", ha asegurado el investigador especializado en seguridad Roberto Orozco, citado por el periódico. Junto a los 50 policías estaría su comisionada mayor, responsable directa de la patrulla.

De acuerdo con los medios locales, ya había habido informaciones sobre oficiales de Policía que habían mostrado su oposición a la represión violenta de las protestas que se han producido en los últimos días en la capital de Nicaragua. 

Las protestas no cesan

Las protestas en Nicaragua se mantienen pese a que el presidente anunció este sábado por la tarde su disposición al diálogo sobre la reforma del seguro social con el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), que condicionó el proceso a que cese la "represión", una posición que también asumió la Junta Directiva de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham).

Los manifestantes han señalado estar en contra de las medidas de seguridad social, pero también de los supuestos fraudes electorales, las continuas alzas de los combustibles, el actuar impune de la Policía, las muertes sin explicación de campesinos que se oponían al Gobierno, y el discurso oficial de "paz y reconciliación" que supuestamente no refleja la realidad del país.

El obispo auxiliar de la archidiócesis de Managua, Silvio Báez, uno de los más influyentes de Nicaragua, calificó este sábado a los estudiantes que protestan contra el Gobierno como "la reserva moral que tenemos".

Báez, reconocido también por su carácter crítico en temas políticos, acudió junto al cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes y una veintena de sacerdotes hasta la Catedral a apoyar a los estudiantes, que aplaudieron a los religiosos.

Las Fuerzas Armadas de Nicaragua informaron este sábado de que se han desplegado para proteger "entidades y objetivos estratégicos vitales para el funcionamiento del país" e hicieron "un llamado a la reflexión", al tiempo que se sumaron a "la decisión de búsqueda de una solución por la vía del diálogo para encontrar una respuesta consensuada al tema que originó estos momentos de dolor".