Los tres miembros de La Manada que estaban presos en la cárcel de Pamplona han salido libres este viernes, después de que la Audiencia de Navarra decretara su libertad provisional este jueves pasado. José Ángel Prenda, Jesús Escudero y Ángel Boza han dejado las instalaciones penitenciarias a bordo de dos coches que han salido a toda velocidad para esquivar a fotógrafos y manifestantes.

En las imágenes se puede apreciar cómo los coches abandonan el área del centro penitenciario de Pamplona. Al acercarse al lugar donde estaban apostados medios gráficos y manifestantes, los coches aceleran notoriamente. Uno de los presentes exclama sorprendido: "¡Van a toda hostia!"

Los conductores pasan a toda velocidad en un área en donde había numerosas personas; algunas de ellas profirieron gritos e insultos como "¡Hijos de puta!" al paso de la caravana. Pese a la velocidad, uno de los manifestantes alcanza a acercarse lo suficiente a uno de los automóviles como para propinarle una patada.

"Teníamos que haber hecho una barricada, no tenían por qué haber salido, tenía que estar todo el mundo aquí" ha dicho a su salida una de las mujeres que se había acercado hasta la cárcel para mostrar su rechazo a la decisión judicial.

A su queja se ha sumado la de otra que ha calificado de "indignante" la puesta de libertad, que, a su juicio, evidencia que la "judicatura forma parte de un sistema opresor, patriarcal y machista que considera a las mujeres como objeto de disfrute sexual del varón".

"No es normal que los dejen impunes, en libertad, y con el agravante de hacerlo en vísperas de los Sanfermines", ha agregado.