Los cinco miembros de La Manada ya han recuperado su libertad. Tanto los que estaban presos en la cárcel de Pamplona como los que estaban en Alcalá ya han salido libres este viernes tras abonar los 6.000 euros de fianza fijados por la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra.

El auto que decretaba la libertad les fue notificado a los encausados este jueves. Su abogado afirmó a 20minutos que estaban "absolutamente eufóricos".

Tras conocerse este jueves la noticia, las críticas de partidos políticos, organizaciones y líderes de opinión en contra de los jueces fueron casi unánimes. Por la tarde se produjeron en varias ciudades españolas protestas en contra de la puesta en libertad, y es viernes han sido convocadas más manifestaciones.

Los encausados que se encontraban en la prisión de Pamplona eran José Ángel Prenda, Jesús Escudero y Ángel Boza. Han dejado la prisión sobre las 18.00 horas y han sido recogidos en la puerta de la cárcel por vehículos que les estaban esperando.

Poco después, los otros dos encausados, que cumplían pena en la cárcel militar de Alcalá de Henares (Madrid) han abandonado en taxi el recinto penitenciario a las 19:30 horas. Eran guardia civil Antonio Manuel Guerrero y el miembro de la Unidad Militar de Emergencias (UME) Alfonso Jesús Cabezuelo.

A la salida de los miembros de La Manada que estaban en Pamplona esperaban numerosos medios de comunicación que desde primeras horas de la mañana hacían guardia en las puertas de la cárcel, pero no así ciudadanos, puesto que a lo largo del día no ha llegado a una decena las personas que se han acercado hasta allí.

Los tres han salido juntos del edificio, llevando sus pertenencias, se han montado en dos coches que han acudido a recibirles y en ellos han abandonado el lugar a gran velocidad, lo que ha obligado a los periodistas a tener que apartarse

Condenados a 9 años

Los miembros de La Manada, condenados a nueve años de prisión por un delito de abuso sexual con prevalimiento, quedan en libertad tras casi dos años en prisión desde que fueran detenidos el 7 de julio de 2016.

El auto de la Audiencia de Navarra por el que se dicta la libertad provisional se basa en que los magistrados no aprecian riesgo de fuga de los condenados al haberse reducido "notablemente" en la sentencia las penas que solicitaban las acusaciones y al no apreciar tampoco riesgo de reiteración delictiva.

En el auto, dictado por mayoría de dos magistrados a uno, se señala que la prisión provisional se había vinculado en 2017 a las altas penas solicitadas por las acusaciones y a la inminencia de la celebración del juicio oral, pero considera que "estas razones han perdido notablemente la fuerza que, en su día, pudieron tener".

Tanto el Gobierno de Navarra como el Ayuntamiento de Pamplona, que han ejercido la acusación popular en el juicio, han anunciado que recurrirán la prisión provisional. De la misma manera, la Fiscalía recurrirá en súplica el auto de la Audiencia Provincial de Navarra.

Medidas cautelares

Además de la fianza de 6.000 euros, la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra ha dictado varias medidas cautelares para los cinco acusados.

En concreto, tendrán que designar un domicilio donde puedan ser hallados, así como un teléfono de contacto, con advertencia expresa de que en el caso de no ser localizados en tales domicilios de inmediato se expedirá la correspondiente requisitoria.

Además, los condenados deberán comparecer todos los lunes, miércoles y viernes ante el juzgado de guardia de su residencia y cuantas veces fueren llamados por la Audiencia de Navarra, así como comunicar cualquier cambio de domicilio o teléfono.

También se fija para ellos la prohibición de salir del territorio nacional sin autorización judicial, con obligación de hacer entrega del pasaporte de que disponga ante el tribunal dentro de los cuatro días siguientes a su puesta en libertad, así como la prohibición de obtenerlo en el futuro.