El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando.
El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando. EFE

El portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando, acusó este martes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de querer hacer "propaganda" al aceptar que el barco Aquarius -que transportaba a más de 600 personas que trataban de llegar a Europa y que Italia rechazó- atraque en el puerto de Valencia.

En una rueda de prensa en la Cámara Baja, el conservador reclamó que "no se utilicen gestos humanitarios con objetivos propagandísticos". "No me parece ético", remachó Hernando, quien sostuvo que el Gobierno de Rajoy "rescató en 2017 a más de 5.000 personas", pero que lo hizo "sin publicidad y propaganda".

Hernando concedió que, "por humanidad", la llegada de estos refugiados a suelo español le parece "positivo", pero advirtió de que no se debe "favorecer" ni se deben dar "facilidades" a quienes se dedican a "traficar con personas".

A juicio del PP, el presidente Sánchez debería intentar pactar una política común en la Unión Europea, porque si cada país "toma decisiones por su cuenta", el resultado puede ser el de "acrecentar el problema".

"No es un buen mensaje decir que se va a cambiar la política de inmigración por parte de España (...). Tenemos que aprender de lo que ha sucedido en el pasado y ser humanitarios, responsables y prudentes", apuntó el portavoz.

En ese sentido, insistió en la necesidad de una "política humanitaria común" en la UE y calificó de "error" el "dar satisfacción a los gobiernos de extrema derecha", en referencia al Ejecutivo italiano, que cerró sus puertos al Aquarius, para "apuntarse un tanto". "Es un error, no es un buen mensaje", zanjó.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, señaló por su parte que "es humano intentar salvar vidas", pero advirtió de que la verdadera solución a los flujos migratorios en el Mediterráneo "se hace con política" y, en concreto, con una "regulación europea" efectiva que resuelva esta cuestión a medio y largo plazo.

El dirigente del partido naranja considera que hay que trabajar para lograr una legislación internacional que permita que los flujos migratorios lleguen a España "de manera ordenada" y que no obligue a los migrantes a "jugarse la vida" en el Mediterráneo.