Aquarius
Migrantes a bordo del 'Aquarius'. MSF

Mientras España se prepara para recibir al Aquarius, al que Italia y Malta denegaron el desembarco, la situación de los 629 inmigrantes que se encuentran en él permanece estable; "por el momento", advierte Médicos Sin Fronteras, ya que un retraso en la llegada a puerto "pondría en riesgo la salud" de varios de sus ocupantes.

En un resumen sobre la situación médica a bordo, la ONG, que trabaja en la embarcación junto a SOS Mediterranée, resalta la existencia de menores y embarazadas, estas últimas "extremadamente vulnerables al empeoramiento de las condiciones". 

Estas personas fueron rescatadas del Mediterráneo en la madrugada del domingo y la organización se muestra especialmente preocupada por aquellas que casi se ahogaron y presentaron hipotermia. Fueron reanimadas y están siendo vigiladas pero su estado es crítico y pueden desarrollar rápidamente problemas pulmonares al haber tragado agua del mar.

Especial atención requiere igualmente la veintena que presenta quemaduras químicas graves al haber estado sentados durante horas en una mezcla de agua salada y combustible derramado en los botes de goma en los que fueron encontrados. También los casos de ortopedias con infecciones asociadas que necesitan una intervención quirúrgica.

"Muchos no han visto a un médico en mucho tiempo, si es que alguna vez lo han hecho. La mayoría se queja de síntomas generalizados que incluyen fatiga, deshidratación, agotamiento por calor, dolor muscular, dolores de cabeza y mareos. Podemos tratar y estabilizar a muchos de estos pacientes, pero si permanecen en condiciones de hacinamiento y estrés por mucho más tiempo, anticipamos que muchas más personas presentarán síntomas similares más allá de nuestra capacidad médica en el barco", agrega Médicos Sin Fronteras.

La lejanía del puerto valenciano

La ONG agradece a España que haya ofrecido Valencia como lugar de acogida pero lamenta que el Aquarius se encuentra a 1.300 kilómetros de distancia. Esto supondría un viaje de unos tres días, lo que "en un barco que supera su capacidad máxima es inseguro".

La organización ha instado a los estados miembros de la UE a facilitar el desembarco inmediato en el puerto seguro más cercano pero por el momento Valencia sigue siendo la única alternativa.

Unos 500 ocupantes van a ser transferidos a dos barcos italianos de rescate, tras lo cual las tres embarcaciones partirán juntas hacia España.

Encuesta

¿Estás a favor de que España reciba a los más de 600 inmigrantes que viajan a bordo del barco Aquarius?