Zapatillas con dedos
Jonathan Anderson, director creativo de Loewe, ha ideado dos modelos de zapatillas en los que los pies cobran todo el protagonismo. LOEWE

Sobre gustos no hay nada escrito. Hasta ahí, todos de acuerdo, ¿no? Pero hay cosas que las marcas diseñan que parecen auténticas tomaduras de pelo. La camiseta-camisa de Balenciaga -al módico precio de 1.300 euros-; los vaqueros de ‘corte extremo’ de Carmar -que casi es como no llevar nada-; las sandalias que incorporan calcetines…

¿Se puede superar? Afirmativo y esta vez no lo han lucido ni Kim Kardashian ni Bella Hadid. Son los zapatos con dedos. Sí, esos que hemos visto alguna vez hechos de goma y que se comercializaban bajo el reclamo de "para correr descalzos". Aquellos eran de la marca Vibram y estaban enfocados al deporte, lo que llega ahora es una evolución de aquella idea.

Serán lo más top del verano, según Vogue que además se refiere al regreso de este accesorio como "el calzado más abominable sobre la faz de la tierra". ¿Podemos equipararlos a la riñonera, el anticomplemento de los 80?

La tendencia, que recrea los dedos de los pies, abarca todo tipo de calzado: desde alpargatas hasta sandalias. Y, lo que es peor, el director creativo de Loewe, Jonathan Anderson, se ha enamorado locamente de ella. A su Instagram nos remitimos porque ahí ha posteado fotos de dos modelos que estarán disponibles en la colección Resort 2019 de la firma de lujo.

LOEWE RESORT 2019

Una publicación compartida de Jonathan Anderson (@jonathan.anderson) el28 May, 2018 a las 1:41 PDT

Por un lado, unas sandalias de gladiador en las que vemos unos dedos que parecen esculpidos sobre mármol negro. En el otro, unos espadriles con unos pies bordados a punto de cruz que llevan anillos en relieve y una cuidada pedicura. ¡Espectacular! El calzado para fetichistas de pies de Loewe va dirigido al público masculino.

Anderson ya avisó de lo que estaba por llegar con una primera imagen en la que se ve una ilustración de un hombre lamiéndose el pie y que corresponde a la colección de otoño de 2018.

Aunque ironicemos con la fantástica creación de Loewe, firmas como Céline y Maison Margiela ya incursionaron en la moda con sus propias versiones bizarras.

Por ahora, la acogida no está siendo demasiado positiva. En las redes sociales se leen comentarios como "pesadilla total", "odio esos zapatos" o "es lo más feo que he visto".