El calcetín, el gran protagonista
Una modelo desfilando con la colección de invierno de Missoni. MISSONI

Hubo un tiempo en el que ponerse calcetines con sandalias se consideraba algo hortera propio de los turistas. Una blasfemia para quien tuviese un poco de (buen) gusto. Porque ni tu madre te hubiese dejado salir de esa guisa a la calle.

Pero las modas son tan variables como el tiempo y lo que antes era un horror ahora se puede considerar trendy y viceversa. Los calcetines -rollo glam o de inspiración ochentera- serán los accesorios que más juego van a dar esta temporada.

Paradojas de la vida, los diseñadores hacían desfilar a las modelos en invierno sin medias y ahora han decidido que calcetines, sí, e incluso en verano. Los pies esta temporada no van a pasar nada de frío porque influencers, bloggers y celebrities han dado su aprobado, incorporando los calcetines al street style. Desde lo clásico hasta lo más excéntrico, cada uno ha adaptado esta tendencia a su propia personalidad.

¿En el penúltimo peldaño de la cadena? Las marcas de moda low cost que te los ponen en bandeja a precios asumibles. Encima, no hace ni falta de que te preocupes por si pierdes un calcetín haciendo la colada: algunas sandalias y botines ya los incorporan para hacerte la vida más fácil.

Respecto a su confección, los hay hechos en lana, punto, terciopelo, rejilla o lurex para llevarlos tanto con zapatos planos, botines como con unos bonitos tacones. Por ejemplo, Kim Kardashian los combina de tipo rejilla con unos mules de pvc transparente. Mientras que la ex-estrella Disney Selena Gómez los luce con vestido y zapatillas o con unos tacones, según el día.

La paleta cromática también es amplia: verde, estampado de rombos (british style) o geométricos, rojos, negros, naranja, nude, blanco nuclear (sí, has leído bien)… La idea es que vayan con looks simples o más bien sobrios para que los calcetines sean los que acaparen todas las miradas.

Pero tampoco es una norma escrita y hay diseñadores que optan por un calcetín más recatado que acompaña a un estilismo saturado de estampados o con colores llamativos como ha hecho la firma Dolce&Gabbana.

Fendi y Gucci se decantan por una línea más enfocada al deporte. El primero hacia el mundo del beisbol, mientras el segundo está más centrado en los calcetines blancos que tanto se llevaban en la época de los 80/90. Los tamaños van del tobillo hasta la rodilla (Prada).

No obstante, cuando ya creíamos haberlo visto todo, aparecen los calcetines sin puntera, es decir, con los dedos al aire. De mayor o menor grosor, según el gusto de cada cual, la tendencia será ponérselos con sandalias de tacón o chanclas durante la época primaveral. 

Ojo, que lo de ir enseñando los calcetines alegremente por la calle no va a ser algo exclusivo para las mujeres, los hombres también están contemplados. Si observamos la última campaña de la colección Cruise de Gucci para 2018 encontramos diversos casos con zapatos tanto abiertos como cerrados.