Cinco días después de perder la moción de censura que le planteó Pedro Sánchez, Mariano Rajoy ha comunicado este martes a su partido que, después el Gobierno, dejará también la presidencia del PP y ha pedido que empiecen los trámites para preparar próximamente un congreso extraordinario que elija al nuevo líder del partido. "Me pongo a la orden de quien elijáis y cuando digo a la orden, digo a la orden", les ha dicho.

"Pienso que ha llegado el momento de poner punto y final. El PP ha de seguir avanzado y construyendo su historia de servicio a España bajo el liderazgo de otra persona", ha dicho Rajoy en la reunión que este martes ha celebrado con el Comité Ejecutivo Nacional del PP, el órgano del que forman parte los líderes territoriales del partido y otros dirigentes, muchos de los cuales deseaban un pronunciamiento en este sentido.

Esta decisión, ha dicho Rajoy, "es lo mejor para mí y para el PP, o lo que es lo mismo, lo mejor para el PP y para mí" y ha propuesto a su partido que empiecen los preparativos para su relevo.

"Os propongo la pronta elaboración de una junta directiva nacional para convocar el congreso extraordinario que abrirá una nueva etapa en nuestro partido con nueva dirección y más ilusiónque nunca", ha dicho Rajoy a los dirigentes del PP.

Rajoy ha recordado que "durante 37 años he servido al partido en toda clase de cargos, he sido militante de base y dirigente nacional y también representante en muchas instituciones, desde concejal en Pontevedra hasta presidente del Gobierno de España" y ha asegurado que durante todo este tiempo "me he limitado a cumplir con mi deber".

Rajoy ha dejado el anuncio de su marcha para el final de un discurso en el que ha vuelto a atacar duramente al nuevo presidente del Gobierno y también a Ciudadanos y en el que ha glosado como éxitos de sus seis años y medio en el Ejecutivo el haber evitado el rescate, el fin de ETA o que en Cataluña "no hubo independencia, ni Puigdemont es presidente ni forman parte del Gobierno personas en la cárcel o huidas".

Sobre el motivo último de su salida del Gobierno, la sentencia de la Gürtel, Rajoy ha hablado de "inquisidores" y "mentiras" de sus adversarios para atacar a su Gobierno, al PP y a él mismo y aunque ha admitido que hubo corrupción, también asegurado que su Ejecutivo tomó medidas para luchar contra ella.

Los españoles no lo han censurado

En su primera reflexión pública tras perder el Gobierno en la moción de censura que prosperó el viernes pasado, Rajoy ha manifestado que "no son los españoles los que han echado al pp, sino nuestros adversarios políticos".

"Hemos perdido el Gobierno y pasamos a la oposición, pero no por la censura de los españoles, al revés, han sido los españoles lo que han avalado en las urnas un balance de Gobierno y una gestión que es nuestra obligación recordar y poner en valor", ha añadido.

Para Rajoy, el Gobierno de Sánchez es un "desordenado conjunto" dirigido por "alguien que ha perdido las elecciones". Aunque después ha reconocido la legitimidad de la moción de censura, el expresidente cree que su resultado "ha sentado un precedente grave en la democracia española", que gobierne "alguien que ha sido rechazado sistemáticamente por los españoles cuando se les ha pedido opinión en las urnas". Este, ha dicho, es un "estigma que le va a acompañar [al nuevo Ejecutivo] desde el primer momento hasta el final".

Ha insistido que se trata de la primera vez que una moción de censura "ha llegado al Gobierno de la nación" y para ello Sánchez se ha acompañado de "grupos extremistas de la izquierda y de independentistas sectarios".

Rajoy ha citado a antiguos dirigentes del PSOE, "aquellos que ganaban elecciones" y los ha puesto de acuerdo con él por lo que respecta a la "debilidad extrema" con la que nace el Gobierno de Sánchez, frente al que ha asegurado que tendrá la "oposición curtida del PP". "Sabemos gobernar y hacer oposición y el Gobierno va a tener en frente desde el primer momento una oposición curtida, que es la del PP", ha dicho a los suyos, a los que ha alentado para "defender nuestra obra".

Ataques a Ciudadanos

Rajoy no sólo ha tenido palabras duras para Sánchez. Veladamente, podría haberse referido al PNV cuando ha reprochado entregar el Gobierno a Sánchez a quienes lo hicieron por "sus propios miedos".

Directamente, con nombre, el expresidente ha criticado a Ciudadanos, por su papel durante la moción de censura y también por su papel en Cataluña. Estas críticas al partido de Albert Rivera han levantado los únicos aplausos entre los dirigentes del PP, antes de que Rajoy anunciara que es marcha.

El expresidente se ha referido a Ciudadanos al repartir la "responsabilidad" de lo que ocurra en adelante a los socios de Sánchez pero también a quienes han hecho gala de "ambición atropellada".

Sobre Cataluña, ha admitido que "hemos podido cometer errores pero el balance es que no hubo independencia, ni Puigdemont es presidente ni forman parte del Gobierno personas en la cárcel o huidas".

"Hay quien dice que lo hubiera hecho infinitamente mejor, nunca lo sabremos, pero por no saber no saben ni hacer oposición al independentismo", ha dicho Rajoy que, por si hacía alguna falta, ha aclarado que "me estoy refiriendo a Ciudadanos, cuya victoria en Cataluña no sirvió para dar la batalla al independentismo allí sino para generar inestabilidad al PP.

Sentencia de la Gürtel

Una vez más, Rajoy ha vuelto a hablar de la sentencia de la trama Gürtel como una exageración por parte de sus adversarios políticos.

"Todas las manifestaciones y mentiras sobre la sentencia de Gürtel no son mas que eso, mentiras para crear una visión falaz contra el PP, su compromiso con España y mi persona", ha dicho Rajoy, que ha llegado a decir que todos los comentarios sobre la Gürtel se inscriben en la categoría de postverdad.

"No quiere decir que no hayamos tenido casos de corrupción y que no haya sido grave", ha concedido, antes de sacar pecho por cómo el partido y su Gobierno han actuado contra ella, sacando a responsables de sus filas y haciendo leyes "más exigentes". En lo personal, ha dicho, "nunca critiqué a ningún juez y no voy a hacerlo ahora, nunca hable de un pasado y no hablé ahora" y ha asegurado que "en muchas ocasiones me he callado" para no alentar "juicios paralelos" o situaciones en las que se "liquidó la presunción de inocencia".

Rajoy, que este martes ha emprendido el camino hacia su salida del liderazgo del PP, ha pedido a los suyos que en lo sucesivo "defender nuestra verdad, nuestra idea de país, valores, trayectoria y proyecto de futuro".

Encuesta

¿Quién debe suceder a Rajoy al frente del Partido Popular?

Soraya Saenz de Santamaría.
37,7 % (17995 votos)
Alberto Núñez Feijóo.
23,65 % (11289 votos)
María Dolores de Cospedal.
4,87 % (2324 votos)
Íñigo de la Serna.
3,4 % (1622 votos)
Ana Pastor.
10,49 % (5008 votos)
Pablo Casado.
4,72 % (2253 votos)
Andrea Levy.
9,91 % (4731 votos)
Javier Maroto.
5,27 % (2514 votos)