¿Cómo ha cambiado cada partido desde la última moción de censura?

Pablo Iglesias, durante una intervención en el Congreso de los Diputados.
Pablo Iglesias, durante una intervención en el Congreso de los Diputados.
Ballesteros / EFE

Mariano Rajoy  va a enfrentarse a su segunda moción de censura  desde que es presidente del Gobierno. En solo un año, la oposición ha puesto a prueba la confianza del Congreso en un líder que de momento ha salvado todas las pruebas. Hace algo menos de un año, Podemos propuso echar al Gobierno, pero perdió: 170 votos en contra limpiaron las esperanzas de Pablo Iglesias.

Ahora es Pedro Sánchez quien, tras la sentencia de la Gürtel, apuesta con la suya. Tiene más opciones, a pesar de que Ciudadanos ya ha anunciado que votará en contra por entender que el proceso elegido no es el correcto.

Eso sí, conviene preguntarse cómo ha cambiado cada partido en el panorama político en todos estos meses, justo antes de que se pueda dar un cambio importante en el Gobierno español.

PP: presupuestos, pero también corrupción

El impulso que quiere utilizar el Partido Popular para defender su gestión ante la moción de censura es el de los Presupuestos Generales del Estado. El Gobierno se escuda en que tras aprobarlos, España necesita continuidad para no frenar el "crecimiento económico" y la "creación de empleo". Pero lo cierto es que el partido ha tenido que convivir durante estos meses con la corrupción.

El motivo de la moción de Sánchez es la sentencia sobre la trama Gürtel, que condena al PP como beneficiario a título lucrativo. El Ejecutivo insiste en que el PP "no está condenado" y que "nadie de los actuales miembros del Gobierno aparece en dicha sentencia". Sí lo hace Ana Mato, ministra de Sanidad hasta 2014.

A esto hay que unir los avances en las tramas Lezo, Púnica o Erial, en la que recientemente se vio involucrado el también exministro Eduardo Zaplana, quien ya ha ingresado en prisión. Entre Gürtel, Púnica, Lezo y Taula los vínculos del PP están presentes en unos treinta juicios.

PSOE: Sánchez refuerza su liderazgo

Más tranquilidad se vive en el PSOE. Después de que Pedro Sánchez ganara su segundas primarias en mayo de 2017 ante Susana Díaz, el líder socialista ha encontrado un mayor respaldo y ha reforzado su liderazgo en el partido.

Criticado por querer llegar al poder "sin ganar en las urnas", Sánchez considera que el tiempo de Rajoy "se ha acabado". Su propuesta es gobernar durante unos meses y posteriormente convocar elecciones, aunque no ha concretado fechas.

En cambio, el PSOE también ha tenido que verse involucrado en la corrupción con el caso de los ERE. Los expresidentes de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán y Manuel Chaves se sentaron en el banquillo hace unos meses, aunque la Ejecutiva socialista actual se ha desmarcado de sus actividades.

Podemos: más problemas internos

Donde no han cesado las turbulencias ha sido en Podemos. Tras fracasar la moción de censura de Pablo Iglesias la formación morada ha entrado en un cambio de enfoque, orientando más su estrategia hacia las autonómicas y las municipales de 2019.

La candidatura de Iñigo Errejón levantó rencillas que se arrastraban desde Vistalegre II y un documento filtrado por Carolina Bescansa en el que pedía una unión con el ex número dos para quitar el liderazgo a Iglesias terminó de enfrentar a ambos bandos. El propio Iglesias calmó las aguas con una rueda de prensa en la que, junto al secretario general del partido en Madrid, Ramón Espinar, mostraban su apoyo al candidato.

Cerrada esta polémica, apareció la del chalet. Pablo Iglesias e Irene Montero firmaron una hipoteca de 600.000 euros en una casa de Galapagar. Al líder de Podemos le recordaron sus declaraciones de 2012 en las que criticó al exministro Luis de Guindos por una operación similar. Secretario general y portavoz tuvieron que salir al paso de los ataques.

Convocaron una consulta a los inscritos para que estos decidieran sobre si por esta decisión ambos tenían que dimitir. Los resultados, publicados el pasado domingo, les dieron un apoyo de un 68%.

Ciudadanos: las encuestas como respaldo

La dinámica más positiva es la de Ciudadanos. En el último año han vivido el mayor espaldarazo al proyecto de Albert Rivera: la victoria en las elecciones catalanas del 21-D. Les ha sido imposible gobernar, pero les ha permitido despegar. Tanto es así que muchas encuestas le sitúan como primera fuerza política en muchas autonomías e incluso para las elecciones generales previstas para dentro de dos años.

La formación naranja, que ha dado su apoyo a Mariano Rajoy en los PGE, ha virado tras conocerse la sentencia de la Gürtel. No apoyará la moción de Sánchez, pero ha propuesto que se convoquen comicios anticipados a través de un presidente 'técnico'. Además, mantiene su defensa férrea, junto con el PSOE, al artículo 155 en Cataluña.

Cambios en el CIS

Lo que también ha variado a lo largo de este año han sido las valoraciones de los diferentes líderes en los barómetros del CIS. En mayo de 2017, justo antes de la moción de Podemos, Rivera era el líder mejor valorado de los cuatro grandes partidos con un 3,6. En el 3 se quedaba Iglesias, mientras que Rajoy obtuvo una nota de 2,91. Solo semanas después de conocerse estos datos, Sánchez volvía a ganar las primarias socialistas.

En el último barómetro, las cifras eran bien diferentes. Rajoy se convirtió de nuevo en el peor valorado de las principales fuerzas. Solo Iglesias fue capaz de mejorar su nota respecto a la desvelada en enero y se quedó con un 2,77, frente al 2,59 del presidente. De nuevo Rivera se colocó a la cabeza, con un 3,79 (en enero había obtenido un 4,01). Sánchez, por su parte, se quedó con un 3,35.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento