ENCARNA SAMITIER. DIRECTORA DE 20MINUTOS

Minuto y resultado

Encarna Samitier, directora editorial de 20minutos.
Encarna Samitier, directora editorial de 20minutos.
20MINUTOS.ES

Con suspense hasta el último minuto vamos a vivir la cuarta moción de censura de la democracia, con los nacionalistas vascos convertidos en pieza clave de la gobernabilidad de España. Si gana Pedro Sánchez, habrá de gestionar un vuelco inesperado en un complejo escenario. Si resiste Mariano Rajoy, tendrá que atender a un gobierno que se ha quedado sin apoyos parlamentarios pero también reanimar a un partido desarbolado con la convocatorio de un congreso extraordinario.

Los populares han invocado estos días el peligro que conllevaría para la economía un cambio de gobierno y un escenario de inestabilidad a la italiana. Tras la escalada de la prima de riesgo, políticos de diferentes colores e instituciones calculan que a una comunidad autónoma el impacto de esta subida en el tipo de interés de su deuda le supondría más de cien millones extra anuales en pago de intereses. A un ayuntamiento de una gran ciudad, más de diez millones de euros.

A ello añaden la delicada situación de Cataluña y las incógnitas que abriría un gobierno de Pedro Sánchez, que difícilmente podría aprobar cualquier medida en el Congreso sin contar con los independentistas y su catálogo de exigencias.

Pero, en privado, dirigentes, cargos y militantes del PP no ocultan su preocupación por el impacto del calvario judicial por el caso Gürtel , el desgaste de sus líderes y el declive que auguran las encuestas. Todo está abierto ante la cita de este jueves, incluido un apoyo del PNV al PSOE pese a que acaban de sellar un acuerdo presupuestario millonario con el PP.

Los nacionalistas vascos han mantenido un intenso debate interno. Pero, incluso en el caso de que el presidente Rajoy revalide su vitola de resistente, el partido acusará el desgaste y no podrá demorar más la gestión de unas elecciones generales cuya anticipación está cantada.

La historia no necesariamente se repite, pero deja pistas que los dirigentes populares deberían tener en cuenta. Ningún presidente de la democracia se ha librado de un final abrupto. Suárez abandonó en condiciones traumáticas y Calvo Sotelo dejó el Gobierno entre las ruinas de su partido, la UCD. González naufragó por los casos de corrupción, Aznar salió de La Moncloa con el país conmocionado por la matanza del 11-M y Rodríguez Zapatero, abrumado por los estragos de la crisis. Gestionar la mejor salida para tiempos difíciles es también aplicar sentido de Estado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento