Los duques de Sussex
Meghan Markle y el príncipe Harry posan tras casarse el sábado 19 de mayo de 2018. PALACIO DE KENSINGTON

Ahora que se ha unido oficialmente a la familia real, Meghan Markle deberá acatar una serie de reglas como miembro de la realeza británica.

Adiós a los selfies a los que Meghan estaba acostumbrada a hacerse con sus fans. Según The Mirror, antes de casarse con el príncipe Harry, la nueva duquesa de Sussex tuvo que decirle a una pareja en Nottingham que no le estaba permitido "sacarse selfies". Aparentemente, la reina Isabel II no es fan de las autofotos, una moda que considera "desconcertante" y "extraña".

Tampoco podra firmar más autógrafos. El protocolo real lo prohíbe a sus miembros así que se ven obligados a decir cortesmente a la gente que no les está permitido.

Por descontado nada de redes sociales, que se borraron en el momento en que se hizo oficial su compromiso con Harry. En Instagram, la estadounidense tenía unos tres millones de seguidores y solía publicar imágenes de su día a día.

La esposa del príncipe Harry ya forma parte de las cuentas oficiales del palacio de Kensington, junto con Kate Middleton, el príncipe Guillermo y el propio Harry, a través de las cuales se dan a conocer actos públicos a los que acuden y diversos comunicados. De hecho, en la cuenta oficial de Twitter, aparece una foto de los cuatro como imagen del perfil.

Ahora que Meghan es Alteza Real deberá acostumbrarse también a llevar seguridad todo el tiempo. Si, por ejemplo, quiere salir a correr por el parque tendrá que ser con guardaspaldas o nada.

Ni podrá votar ni irse a dormir antes que la reina

Otro inconveniente de pertenecer a la realeza es la comida, pero este punto no será mucho problema para Meghan que es vegana. Históricamente, la familia real tiene prohibido pedir mariscos debido al riesgo por intoxicación alimentaria. Y no solo crustáceos, queda vetada el agua corriente en el extranjero y ciertos tipos de carne. Las precauciones son para evitar que se puedan poner enfermos y que sus apretadas agendas se vean comprometidas.

¿Puede votar? No está prohibido por ley "pero se considera inconstitucional que el monarca vote en unas elecciones", según recogen los estatutos del parlamento. Algo que se aplica directamente a Isabel II, pero que también acata el resto de la familia real. Un portavoz del Palacio de Buckingham dijo a Newsweek en junio de 2017 que los miembros de la familia real no votan "por convicción".

Al igual que sucedió el día de su boda, el esmalte de uñas que llevará la duquesa de Sussex será siempre nude y no negra, por ejemplo, como solía llevar antes. Durante los actos públicos, tanto la Duquesa de Cambridge como la reina siempre lucen una cuidada manicura en tonos neutros y no es baladí. De acuerdo con la revista OK!, los esmaltes de colores y las uñas postizas están desterradas porques se consideran "vulgares". Y nada de ir enseñando mucho muslo. La reina desaprueba que los dobladillos de vestidos o faldas superen los dos dedos por encima de la rodilla.

Si resulta que se encuentra en la misma casa o castillo que la reina Isabel II no se podrá ir a dormir antes que ella. Corresponde a la reina determinar cuándo termina la noche. Por lo visto, ningún miembro de la casa real inglesa se siente cómodo ante la posibilidad de excusarse para acostarse antes de que lo haya hecho su majestad.