Meghan Markle
La manicura de Meghan Markle. GTRES

Este sábado se celebró en el castillo de Windsor la boda entre el príncipe Harry y la actriz Meghan Markle. Para la ceremonia, Meghan escogió un look muy sencillo, tanto con el vestido de novia como con el maquillaje, el peinado y los complementos.

Para la ocasión, Meghan eligió el mismo color de uñas que lleva luciendo la reina Isabel II durante más de 30 años. El tono sutil del pintauñas es conocido como el Ballet Slippers (zapatillas de ballet) de la firma Essie.

Tal y como lo describe la propia firma, este color es "el más emblemático de Essie. El eterno favorito de las estilistas de moda. Inspirada en su afición cuando era niña, el ballet, Essie crea el tono femenino por excelencia inspirado en las bailarinas rosas de su infancia". El precio de este pintauñas es de 8,99 euros y se puede encontrar en la página web de Amazon.

El protocolo de la casa real británica

El protocolo de la Casa Real británica prohíbe a sus mujeres el uso de esmaltes de uñas que se noten demasiado en actos públicos, como uñas metalizadas,  de mármol o con colores vivos.

Meghan y Harry el día de su boda

Las reglas estilísticas de la realeza británica dictan que sólo se puede participar en actos oficiales con las uñas pintadas en tonos naturales o directamente sin esmalte. Y, por supuesto, es una regla también seguida por la reina Isabel II.

Según la revista OK magazine, la razón de esta decisión es una cuestión de etiqueta, ya que la familia real británica cree que unas uñas falsas o pintadas con colores brillantes son vulgares.

Además, el uso del color no está limitado solo a las uñas, sino que los labios también tienen que ir pintados con tonos neutros o rosa pálido¿Qué más prohibiciones incluye la casa real británica?