Después de tres días de reunión en el Vaticano, todos los obispos chilenos han presentado su renuncia ante el papa Francisco por los casos de pederastia en su iglesia.

Un total de 34 obispos de Chile fueron convocados desde el 15 al 17 de mayo por voluntad del papa para abordar las acusaciones de encubrimiento que pesan sobre el titular de la diócesis de Osorno, Juan Barros, y otros religiosos por los abusos sexuales cometidos por el cura Fernando Karadima, que fue condenado en 2011 por la Justicia canónica a una vida de reclusión y penitencia por estos hechos.

El secretario general de la Conferencia Episcopal de Chile, el obispo Fernando Ramos Pérez y el obispo de San Bernardo, Juan Ignacio González Errázuriz, comparecieron ante la prensa para leer una declaración en la que anunciaban que "ponían su cargo en manos de Santo Padre para que libremente decida con respeto a cada uno de nosotros".

Después explicaron que mientras el papa toma una decisión sobre cada uno de ellos "continuarán en sus plenas funciones".

Piden perdón a las víctimas

En la declaración leída ante la prensa y sin posibilidad de preguntas, quisieron "pedir perdón por el dolor causado a las víctimas y al pueblo de Dios y al país por nuestros graves errores y omisiones".

Dieron las gracias "a las víctimas por su perseverancia y valentía, a pesar de las dificultades personales, espirituales, sociales y familiares que han debido afrontar, tantas veces, en medio de la incomprensión y ataques de la comunidad eclesial".

"Una vez más imploramos su perdón y su ayuda para seguir avanzando para la curación y cicatrización de heridas", agregaron.

Los obispos explicaron que se ponen "en camino, sabiendo que estos días de honesto diálogo han sido un hito dentro de un proceso de cambio profundo conducido por el papa Francisco y en comunión con él, queremos restablecer justicia y contribuir a la reparación del daño causado".

Reunión convocada por el papa

Francisco convocó a los obispos después de haber constatado que fue mal informado respecto al obispo de la diócesis de Osorno, Juan Barros, a quien acusan de que sabía que el cura Fernando Karadima abusó durante años de menores.

El papa, que hizo obispo de Osorno a Barros, le defendió públicamente en varias ocasiones, también durante su viaje a Chile, e incluso rechazó su renuncia hasta dos veces convencido de su inocencia a pesar de la insistencia de las víctimas sobre que era un encubridor.

Pero a su vuelta del viaje a Chile mandó realizar un informe, efectuado por el arzobispo maltés Charles Scicluna, sobre los abusos cometidos por el clero en Chile y decidió convocar a los obispos, así como reunirse con tres víctimas para pedirles perdón.