El secretario general de CC OO, Unai Sordo, ha considerado insuficiente el acuerdo de mejora de pensiones alcanzado por PP y PNV porque la reforma de 2013 "sigue vigente" y acabará por bajar las pensiones que cobran los jubilados.

En declaraciones antes de la manifestación del Primero de Mayo, Sordo ha señalado que el acuerdo para subir un 1,6% las pensiones este año es el resultado de las movilizaciones de jubilados, porque hace tres meses no estaba en la agenda de los partidos.

Sin embargo este acuerdo "no sirve" para los sindicatos, ya que aunque "mete en el congelador" la reforma de las pensiones, esta "sigue vigente" y esa "sigue siendo la batalla" sindical. Los sindicatos apuestan por una reforma que modifique la estructura de ingresos del sistema de pensiones, para lo que se podría eliminar el tope de máximos de cotización, elevar los salarios o equiparar la cotización de las personas autónomas con el resto de trabajadores.

"Es muy importante tratar a través del pacto de Toledo un consenso de país" que garantice las pensiones para las próximas tres décadas, ha subrayado Sordo.

El problema "no es de gasto, es de ingresos", ha coincidido el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ya que el gasto en pensiones en España es inferior al de los países del entorno.

En ese sentido, se ha mostrado favorable a que el Estado recaude impuestos para pagar las pensiones, como ya plantea el Gobierno a través de fiscalidad para la economía digital, algo que hace cuatro días parecía de "un lunático".

Pepe Álvarez ha asegurado que esta manifestación es "feminista, juvenil y pensionista" y que marcará "un punto de inflexión, un antes y un después".
A su juicio, "este país crece y genera riqueza y cada día hay menos personas que acaparan más dinero", por lo que es necesario conseguir que esta manifestación "sea el punto de partida" para repartir esta riqueza, desde la perspectiva de la negociación de los convenios colectivos.

"Habría sido importante conseguir que se derogara la reforma laboral", ha dicho Álvarez.

Pero, ante la situación actual, ha dejado claro a la patronal que "tiene que ser consciente de que o deja de jugar" en la negociación del acuerdo de negociación colectiva para 2018, o no va a pasar como en 2017. "No nos levantaremos de la mesa sin más. Habrá movilizaciones crecientes, tantas como los trabajadores crean que son necesarias para que se empiece a repartir la riqueza de las empresas", ha subrayado.

Asimismo, ha añadido que quieren incorporar entre sus reivindicaciones otros elementos que tienen que ver con la irrupción de las empresas multiservicios, en los que los salarios están por debajo de los convenios sectoriales, llegando justo al salario mínimo y lejos de la situación de riqueza de España