Miles de personas salen a la calle por tercer día consecutivo para protestar contra la sentencia de La Manada

Multitudinaria manifestación por las calles de Pamplona en rechazo a la sentencia que ha condenado a los cinco miembros de La Manada.
Multitudinaria manifestación por las calles de Pamplona en rechazo a la sentencia que ha condenado a los cinco miembros de La Manada.
Villar López / EFE

Miles de personas —32.000, según la Policía Municipal de Pamplona— han vuelto a salir a las calles de la capital navarra por tercer día consecutivo para mostrar su rechazo a la sentencia que ha condenado a los cinco miembros de la Manada por un delito de abuso y no por agresión sexual.

La manifestación estaba convocada por diversos colectivos feministas de Pamplona que han mostrado su desacuerdo, no solo con el actual Código Penal, sino también con la interpretación que hicieron los jueces y con el modelo patriarcal, que sitúan como el origen del problema.

La movilización ha partido del Palacio de Justicia de Navarra, protegido por agentes de la Policía Foral tras los incidentes registrados en este lugar tras conocerse la sentencia, encabezada por una pancarta firmada por el Movimiento Feminista Vasco, en la que se dice "no es abuso, es agresión: nosotras te creemos".

Unos metros más atrás ha destacado otra pancarta con fondo negro, el color mayoritario entre las personas que acuden a la manifestación, con el lema "Somos mujeres: no vamos a parar".

Durante la manifestación, que ha contado con apoyo representantes de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN e Izquierda-Ezkerra, han sido insistentes los gritos en euskera y castellano a favor de la lucha feminista y la víctima de este caso, así como en contra de los procesados, los jueces y las leyes.

Consignas contra los jueces y las leyes

"Tranquila hermana, aquí está tu manada", "no es no, el resto es agresión", "si tocan a una respondemos todas", "los jueces, las leyes, también son cómplices", "vosotros machistas sois los terroristas" o "no es un caso aislado se llama patriarcado" han sido algunas de las consignas.

A ellas en algún momento se ha sumado el grito de "no estamos todas, falta Nagore", en recuerdo de Nagore Laffage, la joven guipuzcoana que murió en Pamplona también un 7 de julio, pero de 2008, por negarse a tener relaciones sexuales con el médico Diego Yllanes.

Antes de la manifestación, la parlamentaria foral Tere Sáez, miembro de Andrea-Lunes Lilas, ha afirmado en declaraciones a los periodistas que la sentencia "recoge bien los hechos pero luego no es capaz de llamarlo agresión sexual, lo que es".

Y ha añadido que en este caso "ha habido un problema de leyes y de jueces", porque "la violencia sexual no se considera violencia machista", hace falta "un ley específica que modifique el Código y que entienda lo que es la libertad sexual para las mujeres", y además los jueces "tienen que formarse. No vale saber solo jurisprudencia, tienen que saber de igualdad y de género".

Por su parte Uxua Álvarez, del Movimiento Feminista de Iruña, ha dicho que esta manifestación era la respuesta a la sentencia de la la Manada, pero también "a la violencia patriarcal que sufrimos las mujeres".

"No hay que poner el foco solo en esta agresión porque esto pasa todos los días y se invisibiliza", ha subrayado, aunque ha añadido que en el caso concreto de la Manada se ha dictado una sentencia que es "intolerable" y con "muchísimas incoherencias", por lo que con resoluciones como esta "la justicia culpabiliza y desprotege" a la mujer.

Ya en la Plaza del Castillo, donde ha terminado la manifestación, las portavoces de la organización ha insistido en que "la injusticia patriarcal es un tentáculo más del sistema". "No vamos a participar de una situación que nos agrede, que nos mata", han sostenido, y han defendido la necesidad de "hacerles frente" porque "somos capaces y estamos preparadas", pero también han asegurado que no buscan "ser valientes sino libres".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento