El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, en Ferraz.
El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, en Ferraz. PSOE

Que Albert Rivera no apoye a un PP carcomido por los múltiples casos de corrupción en Madrid y permita un Gobierno de Ángel Gabilondo. Ese fue el mensaje central con el que el PSOE siguió presionando este jueves al partido naranja, un día después de la dimisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. El marcaje a Cs continúa, pese a que Rivera rechazó este miércoles la propuesta del secretario general socialista, Pedro Sánchez, de mantener una conversación sobre la situación en Madrid, y avanzó que apoyará a otro candidato del PP para que asuma la Presidencia hasta las elecciones de 2019.

A juicio del secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, Cs tendrá "muy difícil" distanciarse de un PP "podrido y en descomposición" si, como ha anunciado, apoya a un diputado del PP para tomar las riendas de la Comunidad. "El escándalo sigue, la situación crítica persiste", comentó Ábalos, para quien Cs "se pone medallas con insistencia antes de tiempo" y actúa de forma electoralista. "Necesitamos un partido que oxigene y abra un nuevo tiempo, y corremos el riesgo de que haya un presidente de un partido podrido y en descomposición", dijo Ábalos citando las palabras con las que el propio Rivera atacó al PP.

Así pues, los socialistas mantienen que Ángel Gabilondo debe ser el candidato a la investidura. Es el "único" por ahora, "no hay otro", insistió Ábalos en una rueda de prensa en Ferraz. De momento, precisó el número tres del PSOE, el exministro de Educación tiene 64 votos a favor –los de PSOE y Podemos–, "frente a 48", los del PP, por lo que todo depende de Rivera: "Queremos instar al señor Rivera a que no apoye un proyecto podrido y en descomposición salvo que quiera formar parte del mismo", reiteró Ábalos, quien comentó que tampoco es necesario que Cs "apoye" al PSOE, sugiriendo así la abstención del grupo naranja.

Ábalos criticó que Cifuentes mantenga su escaño en la Asamblea de Madrid, porque "lo que es impresentable es impresentable en cualquier estadio de la representación pública", y también censuró que siga al frente del PP en la Comunidad: "Cifuentes no tiene capacidad moral para presidir la Comunidad de Madrid pero la tiene para presidir el PP [de Madrid]. Parece que el nivel de exigencia ahí se va reduciendo...", comentó.

En esa misma línea, el secretario general del PSOE en Madrid, José Manuel Franco, dijo a los medios en declaraciones en la Asamblea de Madrid que, por "coherencia política" y con el apoyo total tanto de la dirección regional como de la federal, los socialistas proponen a Gabilondo como candidato a la investidura. "Es cuestión de que Cs decida si prefiere un Gobierno decente encabezado por Ángel Gabilondo o un Gobierno del PP", comentó. El propio Gabilondo agregó que la Comunidad "necesita un cambio profundo" y que no se debe "prolongar la agonía", sino que toca "proponer algo".

"La ciudadanía espera que dejemos de dar vueltas y empecemos un tiempo nuevo. No compartimo la idea [de Ciudadanos] de dar el voto de cualquier manera al PP", prosiguió Gabilondo, para quien entre la ciudadanía hay "un apoyo bastante notable" a que en Madrid se produzca "un cambio serio, profundo y de transformación". "Que Cs sepa que tiene que elegir, y que su elección tendrá consecuencias", zanjó Gabilondo, que también recordó que "si algún partido tiene dudas, cabe abstenerse", lo que bastaría para que alcanzase el Gobierno regional.