Ola de protestas en Nicaragua
Vista de una llanta incendiada por manifestantes durante el cuarto día de protestas en Managua (Nicaragua). Jorge Torres / EFE

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha denunciado que varias de las muertes producidas en las protestas antigubernamentales en Nicaragua podrían equivaler a "asesinatos no justificados".

"Hemos recibido informaciones de al menos 25 muertos en el marco de las protestas antigubernamentales en Nicaragua. Estamos particularmente preocupados porque un número de estas muertes podrían definirse como asesinatos no justificados", aseguró la portavoz de la Oficina, Elizabeth Throssell.

Throssell pidió a las autoridades nicaragüenses una investigación rápida, profunda, independiente y transparente de estas muertes.

"Es esencial que todas las alegaciones de uso excesivo de la fuerza por la Policía y otros cuerpos de seguridad sean investigadas efectivamente y que todos los responsables asuman sus responsabilidades", añadió durante una rueda de prensa en Ginebra.

La portavoz afirmó también que están "muy preocupados" por las informaciones de que "docenas de personas han sido detenidas" durante los últimos días y dijo que se deberían investigar los casos de pillajes.

Throssell recordó que, a pesar de que la reforma de la Seguridad Social que hizo estallar el conflicto ha sido derogada, se esperan más manifestaciones. Por ello pidió a las autoridades que permitan "el libre ejercicio de la libertad de expresión, asamblea y asociación" a todos los ciudadanos, incluidos los defensores de los derechos humanos que están monitoreando lo que ocurre.

Asimismo, Throssell pidió que acaben los ataques a los periodistas y a los medios de comunicación que han intentado cubrir las protestas, y solicitó a los manifestantes que protesten de forma pacífica. Uno de esos reporteros fue asesinado mientras hacía una retransmisión en directo.

La portavoz indicó que la Oficina de Derechos Humanos de la ONU continuará supervisando lo que ocurra sobre el terreno, a pesar de que no cuentan con personal en Nicaragua. La ONU "durante años" lo ha solicitado sin que las autoridades les hayan dado la autorización para ello, explicó.

Las violentas protestas en Nicaragua, que han dejado al menos 27 muertos, en su mayoría estudiantes, han puesto contra la pared al Gobierno de Daniel Ortega, a quien, dicen sus defensores, intentan sacar del poder.