Gregorio Serrano, el director de la Dirección General de Tráfico (DGT), obtuvo una vivienda propiedad de la Guardia Civil por adjudicación del Ministerio del Interior para que éste residiese de manera gratuita en Madrid mientras ocupaba su cargo.

Según reveló el pasado domingo el programa de La Sexta, El Objetivo, se trata de una ayuda irregular ya que los únicos civiles con posibilidad de ocupar una vivienda del instituto armado son el director de la Guardia Civil y el jefe del gabinete técnico.

Además, la vivienda se habría sometido a una reforma presupuestada en un total de 50.762 euros adjudicada a la empresa Mercon Obras SL.

A esto se suma la revelación sobre el sueldo cobrado por Serrano. Según La Sexta, y a partir del Portal de Transparencia, habría cobrado 9.460 euros por 42 días al frente de la DGT en 2016.

Por datos de su antecesora en el cargo, María Seguí, quien dimitió el pasado año tras ser salpicada por los escándalos de corrupción, el salario anual podría ascender a los 85.000 euros.

Gregorio Serrano se encuentra al frente de la DGT desde noviembre de 2016. Hasta ese momento era la mano derecha del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido al ejercer como concejal del Ayuntamiento de Sevilla y como teniente de alcalde de éste.