María Luisa Carcedo
María Luisa Carcedo. PSOE

Cuando se incorporó a la Ejecutiva Federal del PSOE, como responsable de Bienestar Social, los medios no le echaron demasiada cuenta. Pero al ver su nombre entre los catorce elegidos por Pedro Sánchez para negociar pactos imposibles, muchos repararon en ella, movidos por la sospecha de que ese equipo pudiera ser una suerte de gobierno en la sombra. ¿Quién es Luisa Carcedo? ¿Por qué la ha elegido Sánchez a pesar de que, con 62 años cumplidos, anda lejos de las tendencias generacionales vigentes? Por eso, porque la experiencia es un grado, todavía, cuando las negociaciones son tan complejas como las que acaban de comenzar.

Ella de experiencia va sobrada. Criada en el socialismo minero de Asturias en los últimos treinta años ha tenido múltiples responsabilidades políticas en su tierra (directora general de Salud, consejera de Medio Ambiente, portavoz parlamentaria...) y en Madrid (diputada, presidenta de la Agencia Estatal de Evaluación, senadora...) y múltiples ocasiones de manifestarse como negociadora correosa y eficaz: con Izquierda Unida, con UPyD y, más difícil todavía, con las tribus rivales de su propio partido, que en el Principado han sido siempre muy activas. Por eso la ha elegido Sánchez, probablemente, y por ser ardua combatiente en el territorio donde se van a librar las más importantes batallas de esta guerra: el de los derechos sociales; estuvo en primera fila contra las reforma laboral del PP y fue ella quien defendió la renta mínima vital de 426 euros para todos los parados. Y dos razones más: es de máxima confianza de Javier Fernández, el presidente de Asturias, que nunca tendrá en Madrid mejor sismógrafo ni mejor embajadora, y apoyó a Sánchez en las elecciones primarias, donde la mayor parte de los socialistas asturianos prefirieron a Eduardo Madina.

Minuciosa, exigente, rigurosa, de inagotables jornadas de trabajo e inagotable sentido del deber, pertenece a una especie en extinción, el guerrismo, lo que permite colegir que tiene notable instinto de supervivencia y que está en el ala izquierda del moderado equipo de Sánchez. Cree que la política es "es un asunto muy serio", que a los políticos se les debe exigir "coherencia, rigor, transparencia y, sobre todo, máxima eficacia en la gestión y administración de los recursos públicos", que el problema de España "no es de gastos sino de ingresos" y que el estado del Bienestar no consiste en repartir las sobras, sino en un modelo de convivencia e incluso un modelo productivo. "La cohesión social –dice- es la base para tener un modelo económico equilibrado y sostenible". No es Demóstenes, pero habla con precisión, autoridad, firmeza y convicción. Ayudan su formación académica, su larga carrera política y su no menos larga experiencia profesional: ejerció por muchos años como médico de atención primaria. A las cualidades anteriores se puede añadir, por tanto, otra que también tiene que ver con la experiencia: el ojo clínico.

Maria Luisa Carcedo Roces

  • San Martín del Rey Aurelio (Asturias), en 1953.
  • Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Oviedo.
  • Senadora de la XI legislatura designada por la Junta General del Principado de Asturias Secretaria de Bienestar Social de la Ejecutiva Federal del PSOE.