La Comisión Internacional de Verificación (CIV) ha anunciado este viernes en Bilbao que ETA ha sellado una "cantidad determinada" de armas, munición y explosivos.

Según han dicho, "en abril de 2013 ETA solicitó de manera confidencial a la comisión un proceso de sellado y puesta fuera de uso de las armas, munición y explosivos".

"ETA transmitió que estaba dispuesta a dar el primer paso en este proceso, que tuvo lugar en enero de 2014 en presencia de la comisión. La comisión ha verificado que ETA ha sellado y ha puesto fuera de uso una cantidad determinada de armas y explosivos, lo cual fue grabado en video". Los verificadores consideran que es un "paso previo" al "desarme completo".

Este anuncio ha sido realizado en el transcurso de una rueda de prensa celebrada en Bilbao, por Ram Manikkalingam, que lidera el grupo de verificadores, quien ha estado acompañado del resto de integrantes de la comisión Ronnie Kasrils, Chris Maccabe, Satish Nambiar, Fleur Ravensbergen y Aracelly Santana.

La CIV, constituida en septiembre de 2011, es un grupo de expertos policiales, militares y conocedores de conflictos políticos en otros países. Irlanda del Norte, Sudáfrica, Sri Lanka, Kosovo, Tanzania o Irak son algunos de los conflictos en los que han intervenido. Sin embargo, su trabajo en el País Vasco no cuenta con el visto bueno del Gobierno español, como ha dejado claro este viernes el ministro del Interior.

Texto íntegro de la declaración

"La Comisión Internacional de Verificación (CIV) se constituyó el 28 de septiembre de 2011 para verificar el alto el fuego permanente, general y verificable declarado por ETA el 10 de enero de 2011, y la subsiguiente declaración de final definitivo de la violencia del 20 de octubre de 2011.

Desde que se constituyó la Comisión, ha verificado que ETA ha cumplido con su compromiso de cesar todo tipo de asesinatos, atentados, amenazas y extorsión. A lo largo de este periodo, ha trabajado estrechamente con los actores políticos y sociales y vascos, entre ellos el Gobierno Vasco, partidos políticos, sindicatos, Confebask y representantes de la Iglesia.

La CIV agradece su ayuda y apoyo en la tarea de verificar el ato el fuego y el final definitivo de la violencia. Durante la última visita de la Comisión en febrero de 2013, la CIV constató los avances positivos en el País Vasco y manifestó su deseo de que se intensificaran los esfuerzos para consolidar el final de la violencia.

Por ello, animó a todos los actores a dar nuevos pasos y a adoptar medidas que incrementaran la confianza. En abril de 2013, solicitó de manera confidencial a la CIV que incluyera en su mandato la verificación de un proceso unilateral de sellado y puesta fuera de uso operativo de las armas, munición y explosivos de ETA. La Comisión aceptó dicha solicitud.

En septiembre de 2013, ETA transmitió a la CIV que estaba dispuesta a dar el primer paso en este proceso, que tuvo lugar en enero de 2014 en presencia de la Comisión. La Comisión ha verificado que ETA ha sellado y ha puesto fuera de uso operativo una cantidad determinada de armas, munición y explosivos, lo cual fue grabado en vídeo.

Se adjunta un detallado inventario de armas, munición y explosivos puestos fuera de uso operativo.

La Comisión tiene la confianza de que este paso es creíble y significativo. Creemos que esto conducirá a la puesta fuera de uso operativo de todas las armas, munición y explosivo de ETA . Desde nuestra experiencia, en otros procesos, la elaboración de un inventario y la puesta fuera de uso operativo de armas, munición y explosivos es un paso necesario previo al desarme completo.

Tenemos la esperanza de que esto puede conseguirse con el apoyo de todos los actores políticos y sociales. La Comisión seguirá trabajando con determinación e imparcialidad en aras de una paz duradera".

"Es importante que no haya detenciones"

Después de haber dado a conocer este anuncio, el coordinador del denominado Comité Internacional de Verificación (CIV) del alto el fuego de ETA, Ram Manikkalingam, ha dicho que este grupo necesita la "cooperación" del Gobierno central para "acabar pronto" con el desarme de la banda, lo que incluye como cuestión "más importante" que no haya detenciones.

Preguntado sobre dónde se encuentran actualmente esas armas dejadas por ETA fuera de uso, el portavoz ha dicho que no quería entrar en esos "detalles", aunque ha puntualizado: "Si ellos tuvieran acceso a las armas, nosotros seríamos los primeros en enterarnos".

Manikkalingam ha asegurado que la comisión ignora cuánto armamento le queda a ETA y que no manejan un plazo determinado para que se complete el desarme, aunque ha afirmado que la banda "está dispuesta a hacerlo".

Ha insistido en varias ocasiones en que necesitan la "colaboración" de los Gobiernos —en alusión al español y francés— para avanzar en su labor, dadas las dificultades que encuentran al trabajar en la clandestinidad.

Ha señalado que las armas de ETA podrían dejarse fuera de uso en "varios meses" si hubiese colaboración "de los estamentos apropiados del Gobierno". "Nosotros podemos ayudar, pero necesitamos apoyo y que los Gobiernos permitan que ese proceso vaya adelante", ha agregado Manikkalingam, quien ha precisado que esa colaboración implica que no haya detenciones y también "ayuda técnica".

"Si tienen que ir a recoger armas, necesitan ir sin que los detengan", ha dicho. "No hemos pedido a los Gobiernos español o francés que se involucren, pero los dos saben lo que es necesario para avanzar en este tema", ha añadido. "Esperamos avanzar en esta tarea", aunque hacerlo en la clandestinidad es "muy difícil y complicado" ya que "se tardaría mucho tiempo", por lo que es mejor hacerlo con cooperación gubernamental para "acabar pronto con esta tarea", ha indicado.

Manikkalingan ha opinado que ETA está dispuesta a seguir con el desarme ya que asumió "muchos riesgos" al reunirse con el grupo de "verificadores", algo que no hubiera hecho la banda "si no fuera a continuar con eso".

Aunque ha dicho que está de acuerdo con el lehendakari en que éste es un "pequeño paso" de ETA, ha añadido que no le parece "pequeña" la cantidad de armas dejadas fuera de uso —un fusil y tres armas cortas—, sino que es "significativa" si se tienen en cuenta los "obstáculos" que tuvo la banda para esta actuación. "No fue una verificación fácil y sería difícil hacerlo en cantidades grandes (de armas)", ha considerado el portavoz del comité de verificación.

Ha destacado que "por primera vez en 50 años, ETA ha mostrado su armamento y lo ha puesto fuera de uso operativo", tras subrayar que no conoce ningún grupo armado que haya hecho algo así "sin ninguna contrapartida".

Ha afirmado que "con un poco de coraje político, se podría hacer mucho" y ha considerado que no es deseable un "fin desordenado" de ETA, ya que "las armas pueden acabar en manos indeseadas y puede haber accidentes".

Preguntado sobre la disolución de ETA que se reclama desde instancias políticas y sociales, Manikkalingan ha explicado que los "verificadores" necesitan un "liderazgo" en la banda "con el que podamos hablar", mientras que "si no hay organización, es difícil saber dónde están los zulos y el armamento".

"Hay una buena oportunidad de hacer algo. Si alguien mueve ficha, se pueden hacer grandes cosas", ha señalado Manikkalingan, quien, no obstante, ha indicado que ahora "podría" producirse un parón en el proceso si nadie mueve ficha.

Encuesta

¿Apoyas la labor de la Comisión de Verificación sobre el fin de ETA?

Sí, cualquier organismo que apoye el proceso de paz debería ser apoyado.
26,06 % (308 votos)
No, el proceso debe liderarlo las fuerzas de seguridad y el Gobierno español.
53,98 % (638 votos)
Su labor solo sería aceptable si lo hicieran legitimados y apoyados por el Estado.
19,97 % (236 votos)