Artificiero. (Efe)
Artificiero. (Efe) Efe

El Ministerio de Interior ya está perfilando las medidas de seguridad que necesita un juicio tan especial como el del 11-M, que comienza este jueves en el edificio que la Audiencia Nacional tiene en la Casa de Campo.

Aunque Interior no quiere hacer públicas estas medidas, 20 minutos ha podido saber de fuentes policiales que 270 agentes participarán en el dispositivo. El juicio durará entre cuatro y cinco meses. Las vistas se celebrarán tres días por semana en sesiones de mañana y tarde.

Durante todo este tiempo, 40 agentes estarán destinados las 24 horas del día para vigilar el edificio judicial, con el objetivo de evitar un posible atentado o actos de sabotaje. Hay que tener en cuenta que uno de los 29 acusados es Youssef Belhadj, portavoz de Al Qaeda en España.

El resto del dispositivo, otros 230 policías, no estará permanentemente en la zona, sino que apoyará en las labores de vigilancia del perímetro establecido alrededor del edificio.

Perros y artificieros

Se trata de policías de paisano, unidades de subsuelo (que controlarán las alcantarillas), guías caninos y artificieros para peinar otros edificios de la zona y todos los vehículos. Un helicóptero vigilará el espacio aéreo.

Lo que de momento no está previsto es el corte de calles dentro del recinto ferial de la Casa de Campo, donde está la sede de la Audiencia. Sí habrá controles policiales en la avenida Principal, donde está ubicada.

Importante despliegue mediático

El juicio del 11-M, como era de esperar, ha despertado un gran interés mediático.

Más de 170 periodistas están acreditados, aunque finalmente sólo habrá espacio para 140 (entre ellos dos de 20 minutos).

Otros 250 periodistas trabajarán en el exterior del edificio, ya que 30 televisiones y 23 cadenas de radio emitirán desde la Casa de Campo.

Habrá medios de Francia, Bélgica, Alemania, Noruega, Suecia, Italia, Gran Bretaña, EEUU... Curioso, no está acreditado ningún medio de países árabes.