Un 'año negro' para el rey
Combo de fotografías que reflejan algunos de los últimos sucesos en los que se ha visto envuelto la familia real (en el sentido de las agujas del reloj): el 'caso Urdangarin', la ausencia de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin en la tradicional Misa de Pascua, el accidente de Froilán y una imagen de 2006 del rey cazando elefantes en Botsuana, donde ha sufrido este sábado una caída que le ha provocado una fractura de cadera, de la que ha tenido que ser operado. AGENCIAS

Ya lo decía la revista Time el pasado 12 de abril tras conocerse que Froilán había resultado herido tras un disparo fortuito en un pie con una escopeta: "No es el mejor momento para ser rey de España". Aún faltaba por llegar un disgusto más —y un titular más— para la familia real en la misma semana: el accidente del monarca en Botsuana durante un polémico viaje privado, que le ha costado una fractura de cadera y una intervención quirúrgica este sábado.

En tan solo un año, la imagen de la familia real se ha visto salpicada por una serie de acontecimientos que han provocado que su popularidad haya bajado varios enteros. La salud de don Juan Carlos es otro motivo de debate ya que esta no parece pasar por un buen momento.

El reciente 'episodio Froilán' y, sobre todo, la sonada imputación de su yerno, Iñaki Urdangarin, por el presunto desvío de fondos públicos relacionado con el Instituto Nóos —una de las piezas del caso Palma Arena—, añaden más sal a una herida que no termina de cerrarse.

Urdangarin y su esposa, la infanta Cristina, fueron apartados de la agenda monárquica, lo que tiró por la borda la imagen de unidad reinante en Zarzuela. Es el primer caso de corrupción que salpica a la familia real y las informaciones respecto a este escándalo han hecho que la robusta coraza que parecía proteger a la casa real se haya visto resquebrajada. El mensaje de Navidad fue un discurso diferente y único. No defraudó. Se pudo ver a un rey serio, incluso enfadado, dando protagonismo especial a este caso y vaticinando que 2012 se presentaba como un año difícil para la monarquía.

Varios acontecimientos se han sucedido de manera vertiginosa en los últimos meses alterando el orden y la imagen de la monarquía española:

La salud del monarca. Con la operación practicada este sábado de madrugada, don Juan Carlos ha pasado por quirófano tres veces en menos de un año. La primera tuvo lugar en junio de 2011, cuando se le realizó una artoplastia en su rodilla derecha y se le colocó una prótesis de titanio para sustituir la articulación deteriorada de su rodilla.

A su operación de rodilla le siguió meses después, en septiembre, la del tendón de Aquiles del pie izquierdo. En ese caso, el monarca no llegó a necesitar  hospitalización y abandonó la clínica San José, donde fue operado horas después de ser intervenido quirúrgicamente.

Otro de los accidentes más sonados del rey en este último año lo ha protagonizado un moratón en su ojo izquierdo y una herida en la nariz, consecuencia de un accidente doméstico y que cubrió durante un tiempo con unas oscuras gafas de sol.

La última imagen de la familia real que refleja ese cisma interno tuvo lugar en la Misa de Pascua en Mallorca, donde estuvieron presentes los príncipes y la infanta Elena, pero no los Urdangarin 'Caso Urdangarin'. La imputación del yerno del rey en una de las piezas del caso Palma Arena ha sido, con diferencia, la noticia que más ha provocado el descontento social hacia la familia real. Iñaki Urdangarin fue acusado de desviar millones de euros en fondos públicos a través del Instituto Nóos, la fundación que encabezaba, y acudió a declarar a los juzgados de Palma de Mallorca. Allí tuvo lugar un largo interrogatorio (que se prolongó durante todo ese fin de semana), y en el que Urdangarin afirmó desconocer la mayoría de las cuestiones que le preguntaba el juez y culpó en todo momento a su exsocio Diego Torres de la gestión del entramado de empresas investigadas, excepto de la que era copropietario junto con la Infanta Cristina.

El caso Urdangarin provocó que la casa del rey decidiese apartar de todos sus actos oficiales a la familia de la infanta Cristina —aunque sí enviaron una felicitación navideña propia, como todos los años—, un comunicado de Zarzuela que se escenificó con el traslado de la figura de cera de Urdangarin a la sala de Deporte.

La última imagen de la familia real que refleja ese cisma interno tuvo lugar esta pasada Semana Santa, en la Misa de Pascua en Mallorca, a la que asistieron los reyes, los príncipes de Asturias y la infanta Elena, pero no la infanta Cristina y su marido.

Mensaje de Navidad. Relacionado con el caso en el que se ha visto implicado Urdangarin, el mensaje de Nochebuena del rey no dejó indiferente a nadie. Con frases como "la justicia es igual para todos" o que "cualquier actuación censurable de personas con responsabilidades públicas debe ser juzgada y sancionada con arreglo a la ley" marcaron un antes y un después en la actitud de la casa real.

Además, el discurso reservó para el final una especial mención a su hijo, el príncipe Felipe, como "heredero de la corona en el servicio a los españoles y a España".

Transparencia en la casa real. El 28 de diciembre, Zarzuela publicó por primera vez un desglose de sus cuentas y del presupuesto destinado a la corona. El sueldo anual del rey en 2011, antes de aplicar las correspondientes retenciones de impuestos, se ha situado en 292.752 euros, de los que 152.233 se han destinado a gastos de representación, mientras que el del príncipe de Asturias es de 146.376 euros.

Froilán se dispara accidentalmente en un pie. El suceso tuvo lugar el lunes, cuando el nieto mayor del rey, de 13 años, realizaba prácticas de tiro con una escopeta del calibre 36 en una finca familiar de Soria acompañado de su padre, Jaime de Marichalar. El arma utilizada por Froilán no está autorizada para menores de catorce años y Marichalar podría enfrentarse a una multa de hasta 3.000 euros por una falta grave, contemplada en el Reglamento de Armas, al permitir que su hijo utilizara un arma de fuego sin contar con licencia.

Encuesta

¿Qué te parece el viaje privado para cazar del rey?

Una vergüenza, el monarca no debería permitirse estos lujos en tiempos de crisis.
61,38 % (5944 votos)
Absolutamente normal, como cualquier ciudadano el rey puede tener actividades privadas.
12,05 % (1167 votos)
Este asunto es una sandez, lo que habría que debatir es el papel de la monarquía.
26,57 % (2573 votos)