Ojo
Un ojo humano. PIXABAY/PEXELS

La capacidad del cerebro para dar sentido a toda la información que nos llega segundo a segundo es todo un misterio. Sin embargo, dos nuevas ilusiones dan algunas pistas sobre cómo lo hace y en ambos casos nuestra mente es engañada para retroceder en el tiempo y rellenar huecos.

Aunque suena complejo, se trata de un ejercicio muy simple y fácil de entender. Investigadores del California Institute of Technology de Caltech hablan de lo que se conoce como postdicción, situación en la que un estímulo puede tener un efecto sobre lo que creemos haber visto o escuchado.

Las dos ilusiones (el Conejo ilusorio y el Conejo invisible), son las primeras en demostrar la existencia de la postdicción: a través de la vista y los sonidos es capaz de hacernos creer que ha ocurrido algo que en verdad no ha tenido lugar.

Tal y como explica una de las autoras de las ilusiones, Noelle Stiles "las ilusiones son una ventaja realmente interesante al cerebro": "Al investigarlas podemos estudiar el proceso de toma de decisiones del cerebro. Por ejemplo, ¿cómo determina el cerebro la realidad con información de múltiples sentidos que a veces es ruidosa y conflictiva? El cerebro utiliza suposiciones sobre el entorno para resolver este problema. Cuando estas suposiciones resultan ser erróneas, las ilusiones pueden ocurrir a medida que el cerebro trata de comprender mejor una situación confusa. Podemos usar estas ilusiones para revelar las inferencias subyacentes que el cerebro hace".

Para ententerlo mejor, probemos a verlo con la ilusión en acción. Sube el volumen y cuenta los destellos que ves.

Como se muestra en el vídeo, hay una serie de pitidos audibles y de destellos que, al ocurrir casi simultáneamente, engañan al cerebro creando un destello medio que nunca ocurre, aunque la mayoría de las personas piensan que sí lo vieron.

En la ilusión del Conejo invisible lo que se pierde es el pitido medio, aunque el cerebro vuelve a pensar que tampoco hubo un destello medio.

Explicación de la ilusión el 'Conejo ilusorio'

Según Shinsuke Shimojo, investigador principal de Caltech, son los últimos pitidos los que hacen que se produzca la ilusión: "El significado de este estudio es doble. Primero, generaliza la postdicción como un proceso clave en el procesamiento perceptivo tanto para un solo sentido como para múltiples sentidos. El segundo significado es que estas ilusiones se encuentran entre los casos muy raros en los que el sonido afecta la visión, y no al revés, lo que indica aspectos dinámicos del procesamiento neuronal que ocurren en el espacio y el tiempo."