La casa de los Nobi de la serie 'Doraemon'
La casa de los Nobi de la serie 'Doraemon'. SOW / TWITTER

Los personajes más famosos del anime viven en auténticas casas japonesas y no precisamente baratas. Doraemon, Shin-Chan o Usagi Tsukino (Sailor Moon), son algunos de los protagonistas de las series japonesas que, sin ser consciente de ello, vivían en auténticos 'casoplones'.

El autor de novelas ligeras Sow, ha escrito un hilo de tuits donde muestra el valor de las casas de los animes más famosos, comparándolas con los precios actuales que tienen estas casas típicas japonesas.

Una de ellas es la casa familiar en la que vive Sazae-san, mujer protagonista que da nombre a uno de los animes más largos de la historia de la televisión. Su hogar es uno de los más icónicos de Japón, una casa grande, capaz de albergar a dos generaciones de familias, en Setagaya (Tokio). Hoy cuesta 1.321 millones de dólares.

La residencia Nobi, de la serie Doraemon es una casa al estilo de los años 70. Según Sow, costaría alrededor de 616.000 dólares, teniendo en cuenta que se trata de una casa de dos pisos y que está situada en el barrio de Nerima (Tokio).

El precio mensual de una hipoteca para comprar esta vivienda sería aproximadamente de 1.760 dólares, un precio bastante alto pensando que de toda la familia el único que trabajaba era el padre de Nobita.

El niño más salido de todo Tokio, Shinnosuke Noara vive en la ciudad de Kasukabe (Saitama). De media, una casa del tamaño similar al que aparece en el anime costaría alrededor de 176.000 dólares, según Sow. El padre de Sin-Chan debía de tener un buen sueldo teniendo en cuenta el coste de la casa, que tienen también un coche familiar y un perro.

Por otro lado, la protagonista de Sailor Moon, Usagi, vive en Azabu-Juban (Tokio), en una casa independiente con un jardín que costaría hoy en día casi cuatro millones de dólares, según Sow. Si en la actualidad tiene este precio, asusta pensar lo que costaría hace varias décadas, cuando el anime debutó y cuando los precios eran más caros.

Sow ha señalado que debido a que Tokio se ha convertido en una ciudad cara, las ciudades colindantes se han llenado de gente. Además, apunta que antes eran parejas casadas o familias con hijos y hoy en día lo normal es vivir solo.