Abelardo celebra la victoria del Alavés frente al Real Madrid.
Abelardo celebra la victoria del Alavés frente al Real Madrid. EFE

Los cuatro puntos que separan al primer y octavo clasificado de la liga española abren la incógnita sobre si este curso se producirá un cambio de tendencia. El último campeón que no alcanzó los 90 puntos fue el Barça en la temporada 2008/2009, y la sensación es que las distancias se están reduciendo, en parte porque los dos gigantes han perdido jugadores legendarios como Cristiano Ronaldo, Xavi Hernández o Andrés Iniesta, pero también por el buen funcionamiento de equipos más limitados en cuanto a recursos.

El Sevilla lidera la tabla, y aunque por masa social e historia no podemos hablar de club modesto, es indiscutible que se maneja en cifras económicas inferiores a los tres grandes. Pablo Machín ha matizado su idea inicial, y apostando por un once muy ofensivo ha encontrado los resultados. Con Éver Banega como jefe de las operaciones y Vázquez y Sarabia de escuderos, ha logrado reconducir el camino. La buena sinergia que están mostrando André Silva y Ben Yedder en la punta del ataque ha puesto la guinda a un plan de juego que ha llevado al líder a sumar cuatro victorias ligueras consecutivas, con 14 goles a favor y 4 en contra.

Este inicio brillante del Sevilla abre el debate: ¿Puede haber alternativa en el título? En el caso concreto del cuadro andaluz la principal duda nace de la rotación de sus piezas, como quedó demostrado en la derrota frente al Krasnodar en la Europa League. Con varios jugadores fuera de posición, como Nolito muy centrado y atrás o una doble punta compuesta por Muriel y Promes, donde la ausencia de un delantero centro capaz de jugar de espaldas a portería penaliza la idea de juego del entrenador soriano, la razonable incógnita es si resistirá el ritmo.

Al buen inicio del Sevilla hay que sumar otros nombres, mucho más limitados para moverse en el mercado, como Alavés, que es cuarto, Espanyol, sexto, o Valladolid, séptimo. El caso del equipo vitoriano está ahora mismo en boca de todos después de su triunfo ante el Real Madrid, que coronó lo que está siendo un inicio de campaña soberbio. Con 14 puntos de 24 posibles, el equipo del 'Pitu' Abelardo está siendo uno de los que mejor está ejecutando su plan de juego en toda la Primera División. El asturiano ha logrado diseñar una idea que encaja perfectamente con las virtudes de sus futbolistas, haciendo gala de una gran coherencia.

Este Alavés se mueve muy bien en partidos donde el rival tiene más posesión, algo que encaja perfectamente con las características de Laguardia y Maripán, su pareja de centrales. Sólidos defendiendo espacios reducidos, tienen además el apoyo de un Fernando Pacheco que se está destacando como uno de los mejores porteros del país. A ese planteamiento se están sumando jugadores muy rápidos en banda como Ibai y Jony, claves para contragolpear y con gran pie para centrar, por lo que Calleri, un gran rematador en el área, está siempre bien alimentado.

La riqueza de la liga española queda clarísima si miramos a otros 'triunfadores'. El Valladolid de Sergio se asienta en una idea radicalmente distinta, con un doble pivote de buen pie como Alcáraz y Míchel, muy capaces de activar constantemente a los jugadores de ataque como Toni Villa, Óscar Plano, Leo Suárez, Duje Çop o Enes Ünal. El Pucela, modesto pero muy atrevido en su propuesta, está siendo una de las sensaciones en este arranque de curso.

El Espanyol de Rubi es quizás el que más riqueza está mostrando en su juego. Capaz de adaptarse a escenarios donde el rival tenga mucho balón -como en el Bernabéu contra el Real Madrid-, y también marcar la diferencia con pelota gracias a jugadores como Mario Hermoso, Marc Roca, Esteban Granero o Sergi Darder. El gran rendimiento del equipo catalán resume que con poco presupuesto se pueden construir grandes equipos.