Luis Muriel.
Luis Muriel. EFE

Sevilla y Villarreal han regresado de Rusia con malas sensaciones. Especialmente el equipo de Machín, que no ha salvado ni tan siquiera un punto tras dejarse remontar por el Krasnodar (2-1). En el caso de los de Javi Calleja, al menos han podido empatar en el minuto 96, gracias a un gol de Cazorla, igualando a (3-3) su duelo frente al Spartak de Moscú.

Los dos entrenadores apostaron por hacer rotaciones bastante significativas, y lo cierto es que los equipos rusos fueron superiores, ambos con alineaciones más habituales. A pesar de eso tanto Sevilla como Villarreal se pusieron por delante. En el caso del cuadro andaluz, si cabe, con más fortuna, porque el Krasnodar salió con gran intensidad y generó varias ocasiones, incluso estrellando un balón en la madera antes del 0-1, obra de Nolito con un afortunado remate.

En la segunda parte, el Krasnodar siguió apretando, y tras mandar dos balones a la madera logró igualar, primero a través de Pereyra, que hizo una gran jugada, y logrando al final llevarse los tres puntos después de que Okriashvili anotase uno de los tantos de la jornada, con una media chilena maravillosa ante la que nada pudo hacer Vaclik.

El Villarreal al menos salvó un punto, pero las cosas pintaban muy mal para el submarino amarillo. Es cierto que los de Calleja se pusieron por delante gracias a un gran tanto de Ekambi, pero no supieron hacer buena la renta. Ze Luis empató de penalti, y aunque Fornals logró poner el 1-2, el propio Ze Luis y Melgarejo le dieron la vuelta al marcador, siendo salvado por Cazorla después de que el colegiado señalase un penalti muy discutido por los futbolistas locales.