Fue una noche tensa y será un día muy caliente. Nada más llegar a España para presenciar el duelo entre su selección y la de Luis Enrique, los hooligans ingleses ya se han hecho notar en las calles sevillanas.

Durante la madrugada del domingo al lunes, un buen número de estos 'aficionados' causaron destrozos en el mobiliario sevillano, después de pasar la tarde bebiendo alcohol en el centro de la ciudad hispalense.

Coches, marquesinas, mobiliario urbano y contenedores de basura sufrieron los efectos de estos salvajes, que terminaron huyendo en estampida por Reyes Católicos y calles adyacentes cuando comenzaron las cargas policiales.


Las fuerzas policiales han diseñado para este lunes un dispositivo especial para poder controlar a estos hooligans que, en número aproximado de 2.500, acudirán al Villamarín para animar a su selección.

Queja formal de la RFEF a la UEFA

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha presentado una queja formal a través de la UEFA a la Federación Inglesa (FA) por los incidentes, según ha informado Canal Sur Radio.

Según ha explicado la RFEF, los ‘hooligans’ identificados como causantes de los disturbios no podrán acceder este lunes al estadio Benito Villamarín.