Lewis Hamilton y Juan Manuel Fangio
Lewis Hamilton (i) ha igualado los cinco títulos mundiales de Fórmula 1 que logró Juan Manuel Fangio (d). MERCEDES

Lewis Hamilton se ha proclamado pentacampeón del mundo de Fórmula 1, una frontera casi legendaria en la competición y que sólo alcanzaron dos hombres antes que él: Juan Manuel Fangio y Michael Schumacher. El alemán amplió esa marca hasta los siete, algo para lo que tendrá que esperar el corredor de Mercedes, pero las comparaciones no se han hecho esperar en relación al argentino.

Ha ocurrido lo que, tarde o temprano, tenía que pasar. Como en la época dorada del reinado de Ferrari con 'Schumi' como líder, la superioridad de Mercedes es tal que ningún equipo ha sido capaz de discutirle su dominio en esta época híbrida. Eso permitió al 'kaiser' igualar (y superar) al 'Chueco', y ha permitido al de Stevenage llegar a la marca de cinco títulos, curiosamente con la misma edad que lo hizo el alemán, 33 años.

La pregunta que ronda en buena parte de la afición a la Fórmula 1 es si, realmente, Hamilton es tan grande como Fangio. Ambos tienen los mismos mundiales, pero como en cualquier otro deporte, comparar a dos leyendas de la misma disciplina se hace harto complicado.

Por qué Fangio es mejor

Un sector de la afición considera a Fangio el más grande de todos los tiempos por un factor que, afortunadamente, ha ido cayendo con los años: el riesgo. El argentino ganó sus cinco títulos entre 1950 y 1958, en una época en la que no sólo tenía mérito ganar, sino sobrevivir. Fangio perdió a muchos compañeros en las carreras: exactamente 13 pilotos murieron entre accidentes en entrenamientos y carreras, en los poco más de 8 años que estuvo en activo el mítico 'Chueco'.

Los sistemas de seguridad han cambiado radicalmente. Por aquel entonces, los pilotos no llevaban más que gorros de cuero y gafas, que servían más para evitar las molestias del viento que para protegerles. Además, los propios bólidos no estaban diseñados para minimizar los daños en caso de golpe, sino para ir rápido a toda costa. En palabras de pilotos de aquella época, llevaban "auténticas bombas" a sus espaldas, que salían ardiendo en un choque.

Fangio alcanzó la cifra de cinco mundiales a una edad que hoy es impensable: 46 años. Por aquel entonces, ver a jóvenes veinteañeros subirse a un bólido de carreras era algo impensable. Hamilton, como Schumacher cuando lo logró, se proclama pentacampeón del mundo con 33 años.

Los números de Fangio:

  • Ocho temporadas en activo.
  • Cinco campeonatos del mundo: 1951, 1954, 1955, 1956 y 1957.
  • 51 Grandes Premios disputados.
  • 24 victorias.
  • 29 pole positions.
  • 23 vueltas rápidas.
  • 35 podios.

Por qué Hamilton es mejor

Los números juegan a favor de Hamilton en esta pelea de dos épocas radicalmente distintas. El británico va camino de arrasar todas las marcas: ya es el piloto con más poles de la historia, y puede ser el que tenga más victorias y más podios a no mucho tardar, marcas que aún están en posesión de Michael Schumacher.

Con su particular estilo, Hamilton se ha convertido en el más completo de los últimos años: rápido los sábados a una vuelta, rápido y constante los domingos en carrera, letal cuando tiene que remontar y con la suficiente cabeza fría como para no desquiciarse cuando va por detrás. Lo decía Fernando Alonso: "Si alguno tuviera que hacerlo en nuestra época, me alegro de que sea Lewis, porque ha demostrado que tiene el talento. Cuando el coche estaba para ganar, ganaba y cuando no, estaba ahí para molestar. Es algo que no pueden hacer todos los pilotos de la parrilla", elogió el asturiano.

Y no le falta razón: en las once temporadas que lleva Hamilton en Fórmula 1, su posición más baja al final de un año ha sido los quintos puestos que tuvo en 2009 (el año de dominio de BrawnGP) y 2011 (ganó Sebastian Vettel con Red Bull). Incluso en esos años en los que no tuvo un coche para pelear por el título, siempre ganó, al menos, una carrera, y es el único de la actual parrilla que ha logrado ganar en todas las temporadas que lleva en el Gran Circo.

A sus 33 años, el futuro está en su mano. La palabra retirada se antoja muy lejana, y él mismo admite que se irá cuando ya no se divierta. Eso puede ser en un año, en dos o en cinco. Mercedes no tiene prisa por dejarle ir (pese al tonteo que tuvo a principio de año con otros equipos), ni él se siente incómodo. Queda Hamilton para rato.

Los números de Hamilton:

  • Once temporadas en activo (tiene contrato hasta 2020).
  • Cinco campeonatos del mundo: 2008, 2014, 2015, 2017 y 2018.
  • 225 Grandes Premios disputados.
  • 72 victorias.
  • 81 pole positions.
  • 40 vueltas rápidas.
  • 132 podios.