Ernesto Valverde
Valverde dando indicaciones durante el encuentro frente al Milan FC Barcelona Twitter / @fcbarcelona_es

El Barcelona ha caído en su tercer partido de pretemporada. Y lo ha hecho repitiendo lo ocurrido en el segundo encuentro en el que los últimos minutos condenaron al equipo. Está vez un gol de André Silva daba la victoria al Milan y dejaba al Barcelona sin saber lo que es ganar en Estados Unidos.

Si en el anterior partido ante la Roma el equipo italiano le endosaba tres goles en los últimos 15 minutos al Barcelona, está vez ha sido el conjunto de Gattuso quien ha aprovechado una mala colocación de los azulgranas en la última jugada del partido para llevarse la victoria. Un nuevo despiste que se permite en pretemporada pero que ya son deberes a corregir ante la final de la Supercopa que se jugará dentro de diez días.

Una situación por la que Valverde no estará muy contento. Partidos en los que el equipo ha dominado y generado más tanto en posesión como en jugadas de ataque y que finalmente cae en saco roto por un despiste final que da recompensa a un equipo que no había propuesto nada en casi los 90 minutos de partido.

Todo ello en unos días en el que el fichaje de Arturo Vidal ha sido un tanto cuestionado por no cumplir el famoso 'ADN Barça'. Visto los dos últimos partidos, parece claro la importancia de un jugador que, ante el despiste o imprecisión defensiva, resuelva la papeleta y evite el desastre. Saber afrontar los últimos momentos de partido se está volviendo una máxima para el equipo que dirige Ernesto Valverde. Y el Sevilla espera ya a la vuelta de la esquina.