La desesperada carta de la Federación de Ucrania para pedir que expulsen a Rusia del rugby mundial

Selección rusa de rugby femenino
Selección rusa de rugby femenino
Irina R. Hipolito / EP

El mundo del deporte está actuando de manera casi unánime en una dirección: vetar a Rusia de todos los eventos que se pueda. La presión para que la comunidad internacional frene las ansias expansionistas de Vladimir Putin ("el honorable", según Bernie Ecclestone) ha llevado a sanciones más o menos elocuentes, algunas de cierta tibieza como las de la FIFA que básicamente han copiado lo que ya venía haciendo el COI por el caso de dopaje de estado.

El rugby quiere ir mucho más allá. El presidente de la Federación Ucraniana, Yevgeni Bazhenkov, ha enviado una carta pública a sus homólogos europeo, el rumano Octavian Morariu, y mundial, Bill Beaumont para solicitar que Rusia sea expulsada inmediatamente, y que ni su selección ni sus clubes puedan disputar ningún encuentro oficial mientras dure la guerra.

El escrito de Bazhenkov, que se encuentra aún en Kiev, llega apenas unos días después de que la propia selección rusa de rugby XV jugase contra la española, en un encuentro incómodo en lo institucional: ni himno, ni bandera, ni ningún tipo de deferencia hacia las deportistas.

Esta es la carta íntegra de Rugby Ucrania:

"Querido Bill, querido Octavian:

Como sois plenamente conscientes, mi país está bajo la invasión de un país extranjero. Sin provocación previa, las fuerzas armadas de la Federación de Rusia iniciaron hostilidades contra el pueblo de Ucrania en todo el territorio. Desde Lviv, cerca de la frontera polaca, hasta Kiev u Odessa. Incluso la ciudad de Kharkiv, donde la Federación Ucraniana de Rugby organizó un Campeonato de Rugby Europe 7s y un torneo de clasificación olímpica en 2019. Estas ciudades y otras áreas de mi país han estado bajo el ataque sistemático de la fuerza aérea rusa, su artillería y sus fuerzas terrestres y su armada.

Por un segundo, quisiera que se imaginen que sus esposas, sus hijas, sus madres, tienen que despertarse en medio de la noche con el sonido de los disparos, de los proyectiles de artillería; o que no pueden salir a la calle por miedo a que le disparen. Imagine a sus hermanos o a sus hijos siendo reclutados por el ejército y apostados en un cruce, o un puente frente a un tanque ruso. Esto es lo que vive la familia del rugby ucraniano mientras hablamos.

"Quisiera que se imaginen que sus esposas, sus hijas, sus madres, tienen que despertarse en medio de la noche con el sonido de los disparos, de los proyectiles de artillería"

He visto las declaraciones que tanto World Rugby como Rugby Europe han publicado en las horas previas, y no puedo hacer otra cosa que agradecérselo desde el fondo de mi corazón y desde el corazón de todos los ucranianos. Le agradecemos detener todas las actividades de rugby en territorio ruso y enviar un mensaje al mundo.

Sin embargo, debo pedirle que tome una posición más fuerte:

Insto a World Rugby y Rugby Europe a prohibir que cualquier equipo ruso participe en cualquier competencia internacional de Rugby. Ni a sus equipos representativos nacionales, ni a los equipos de sus clubes.

Soy consciente de que esta decisión afectará no solo a la Unión Rusa de Rugby, sino también a los atletas involucrados en el rugby en ese país. Mi federación y yo nos adherimos plenamente a la Carta Olímpica ya los valores olímpicos y de rugby.

Pero, ¿cómo podemos permitir que los equipos rusos sigan participando en competiciones de rugby, cuando la mayor parte de su financiación proviene de fuentes públicas, las mismas fuentes que financian la invasión y destrucción de Ucrania? ¿Cómo podemos justificar que mientras los jugadores de la selección nacional de Ucrania tienen que defender sus pueblos y ciudades, o evacuar su país dejando atrás sus hogares y familiares para convertirse en refugiados de guerra, los jugadores rusos pueden seguir entrenando cómodamente y viajando a otros países para jugar? ¿Cómo podemos explicar a los clubes de rugby ucranianos que mientras sus jugadores, entrenadores y miembros sufren la opresión de un ejército invasor apostado en las calles de sus ciudades dispuestos a defender a sus familias, los clubes de rugby rusos pueden seguir jugando sus partidos en la Supercopa de Europa de rugby?

Soy consciente de que esta decisión no es fácil de tomar. Entiendo que se necesita coraje, determinación y valor para enfrentarse a un agresor. Pero esto es exactamente lo que nos enseña el Rugby. No importa cuán grande, rápido o fuerte sea el oponente; nos mantendremos firmes, lucharemos por cada centímetro y lo derribaremos, solos o con la ayuda de mis compañeros de equipo.

Por lo tanto, les pido, como mis compañeros de equipo en el rugby, que me ayuden a enfrentar al horrible agresor al que nos enfrentamos mis compatriotas y yo.

Yevgeni Bazhenkov, presidente de la Federación Ucraniana de Rugby"

Mostrar comentarios

Códigos Descuento