Un ex del Manchester United destapa su depresión y alcoholismo: "Me golpeaba la cabeza contra la pared"

El portero norirlandés ha admitido que "casi perdió a su familia" debido a que "bebía demasiado". Tras pasar por Manchester United o West Ham, tuvo que hacer rehabilitación.
El portero norirlandés Roy Carroll
Wikipedia

Roy Carroll defendió la portería del Manchester United durante cuatro temporadas, de 2001 a 2004, en los que ganó una Premier League y una FA Cup. Tras su periplo en Old Trafford fichó por el West Ham donde comenzó una nueva aventura en Inglaterra... pero también su gran pesadilla. Una lesión de espalda en 2006 le mantuvo varias semanas en el dique seco, provocándole así una depresión de la que le costó mucho salir. 

Así lo ha contado recientemente en una entrevista para el 'Daily Mail', donde destapa todos los secretos de sus problemas y el alcoholismo en el que terminó cayendo. "Nunca había tenido una lesión prolongada antes y poco a poco me iba metiendo en un agujero más profundo. No estaba preparado mentalmente para ello", explicó.

Fue entonces cuando encontró una "solución" en la bebida, que únicamente terminó empeorando su situación. "Para mí, fue como deshacerme de la depresión. Bebía y me olvidaba de eso. Pero al día siguiente, las cosas empeoraban y volvía a beber. Eso no funciona. Fui a rehabilitación porque otros querían que lo hiciera: mi esposa, mi agente y mis amigos. Yo no veía que me pasara nada, ése era mi mayor problema", aseguró.

"Estaba en una habitación oscura y bebía mucho. No tuve ayuda externa. Nadie sabía qué me pasaba porque nunca hablé de eso. Todo el mundo pensaba que era el chico más feliz del mundo, pero me iba a casa, cerraba la puerta y me golpeaba la cabeza contra la pared. Me tomaría unas copas para intentar olvidar", continuó contando.

"Si no me hubiera detenido, no estaría aquí hoy. Habría muerto por la bebida"

En 2011, Carroll tocó fondo cuando tras dos temporadas en el Odense danés se quedó sin equipo. "Bebía casi todos los días. Tenía mucho tiempo libre, mi forma de beber era una locura. Si no me hubiera detenido, no estaría aquí hoy. No creo que mi cuerpo lo hubiera resistido. Nunca estuve en esa etapa en la que me hubiera suicidado, pero habría muerto por la bebida", afirma.

Afortunadamente, el guardameta termina relatando que se encuentra fuera de ese tormento y que lleva "fuera de la bebida 10 años". De todos modos, avisa que "nunca se va a deshacer de la depresión", ya que esta "vuelve de vez en cuando". "Esto le puede pasar a cualquiera que tenga depresión y beba mucho en casa", sentencia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento