Jovic se une al club de las lesiones más tontas del fútbol al caer de una pared

Jovic, en un entrenamiento del Real Madrid
Jovic, en un entrenamiento del Real Madrid
EFE

Luka Jovic no ha empezado con buen pie su etapa en el Real Madrid. A sus escasas apariciones en partidos y el frenazo que el fútbol mundial experimentado por la pandemia del coronavirus hay que sumar que el futbolista serbio ha vuelto lesionado del confinamiento, tras sufrir un contratiempo que le hace entrar en el club de las lesiones más tontas del fútbol.

Jovic ya acaparó los titulares al comienzo de la cuarentena, pues se saltó las normas de una forma tan flagrante que le costó la reprimenda del presidente de Serbia.

Es más, Jovic tendrá que declarar ante la Fiscalía de Belgrado por su comportamiento, aunque ese no es ahora el mayor de sus problemas. Y es que el medio serbio 'Kurir' contradice la información publicada hasta ahora.

La lesión del ariete no se produjo en su casa de Madrid mientras se entrenaba, según el citado medio, ya que sufrió el percance al caer de una pared en su domicilio de Belgrado.

Una fuente cercana a la familia del futbolista citada por 'Kurir' admitió que Jovic sufrió un accidente doméstico: “Estaba realmente herido. Se cayó de una pared, no sé cómo explicártelo, y realmente no entiendo cómo pasó. Básicamente, todo sucedió por accidente”.

Es por ello que Jovic vuelve a saltar a los titulares, recordando otras sonadas lesiones 'tontas' producidas en circunstancias extrañas, como fueron las lesionesde Santi Cañizares, Carles Busquets, Martín Palermo o Alessandro Nesta.

Santi Cañizares y el frasco de colonia

Ocurrió en mayo de 2002, durante la concentración de la selección española previa al Mundial de Corea y Japón, y se convirtió en una de las lesiones del fútbol español que más han dado que hablar. La selección anunció repentinamente la baja del portero titular de la 'Roja' para la cita mundialista debido a que se le cayó en el pie… ¡un bote de colonia!

La historia trajo consigo alguna leyenda urbana y fueron muchos los rumores que apuntaban a que la lesión no se debió a que Cañizares pusiera el pie debajo del frasco para evitar su caída, aunque es la versión que se ha mantenido por todas las partes implicadas.

Martín Palermo y el muro

El legendario delantero argentino sufrió una lesión durísima en su etapa en el Villarreal, ya que se fracturó la tibia y el peroné al acercarse a la grada para celebrar un gol con los hinchas amarillos.

El ariete tuvo la mala suerte de que el muro que separaba el césped de la grada se desplomó sobre su pierna, como consecuencia de la presión de los aficionados que se agolpaban para festejar el tanto junto a él.

El incidente dejó unas imágenes dramáticas de Palermo siendo trasladado entre gestos de dolor y le apartó de los terrenos de juego durante varios meses.

Sergio García y el césped seco

Una situación similar, pero menos impactante y dolorosa, la sufrió el delantero en su etapa en el Real Betis, pues también sufrió un percance al celebrar un gol.

García se lanzó al suelo de rodillas, en uno de los festejos más habituales del fútbol, con la mala suerte de que, en lugar de deslizarse por el césped, se frenó en seco y se produjo una lesión que le apartó un mes del deporte.

Carles Busquets y la plancha

El que fuera portero del FC Barcelona fue protagonista en 1995 después de que el club azulgrana anunciara su baja médica por haber sufrido quemaduras de segundo grado en sus manos como consecuencia de un accidente doméstico. 

El padre de Sergio Busquets estuvo varias semanas de baja tras uno de los percances más aparatosos y a la vez sonados del fútbol español, ya que se quemó con la plancha de su casa al intentar evitar que ésta cayera sobre su hijo, según se dijo en su momento.

Esta vez tampoco faltaron las teorías alternativas sobre cómo se había podido producir una lesión que le obligó a acudir al servicio de Urgencias del hospital de Santa Fe, de Sabadell, a las 5.15 de la madrugada de un día entre semana... y la que más fuerza tuvo fue que sufrió un accidente con su moto.

Alessandro Nesta y la Play Station

La leyenda del fútbol italiano tuvo que estar un mes de baja tras romperse el tendón de la muñeca... por su excesiva afición a los videojuegos. Nesta dedicaba tantas horas a jugar con la PlayStation que llegó a lastimarse la muñeca.

Carlos Cudicini y su perro

El exportero italiano, que defendió las camisetas de Lazio o Chelsea, entre otros clubes, saltó a los titulares al lesionarse la rodilla de forma ridícula: por culpa de su perro.

El percance, que obligó al exguardameta a pasar por el quirófano, se debió a que el perro pegó un tirón durante uno de sus paseos y pilló desprevenido al por entonces futbolista, que se cayó al suelo y fue arrastrado por su can.

Richard Wright y el cartel de "No pisar el césped"

Otro portero que sufrió una lesión absurda fue Wright, quien causó baja de última hora para un partido del Everton contra el Chelsea del Everton por un tropiezo al saltar el campo.

Irónicamente, el arquero sufrió el incidente con un cartel que decía "No pisar el césped" ya que se lesionó en la caída.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento