Cómo convertir tu casa en una sala de gimnasio (y no romper nada en el intento)


Una mujer haciendo ejercicio en el salón de su casa.
Una mujer haciendo ejercicio en el salón de su casa.
Freepik

Has improvisado el material con objetos de casa, has establecido un horario semanal para practicar esa rutina que encontraste en Instagram o Youtube y tienes el conjunto ‘fitness’ perfecto. Con todo listo para hacer deporte en casa durante estos días, solo queda una cuestión por resolver: ¿dónde lo practico? La mayoría de viviendas carecen de una habitación o espacio destinado exclusivamente a realizar algo de ejercicio, por lo que hay que reaprovechar otras estancias de la casa para ello. Y hacerlo con cuidado, pues un movimiento brusco puede terminar con algún mueble o aparato algo perjudicado.

Si se trata de ejercicios de yoga o estiramientos, será suficiente con contar con el espacio que ocupa una esterilla o toalla en el suelo, prestando atención a que los muebles de alrededor no interfieran en los movimientos. Si se opta por este tipo de ejercicios, una luz tenue y música relajante pueden favorecer la concentración.

Para clases de zumba, cardio y ejercicios aeróbicos, se necesitará algo más de espacio alrededor que el ocupa una esterilla, pues requiere de más movimientos y también de rapidez. Conviene retirar, en la medida de lo posible, sillas, sofás e, incluso, algún cuadro de la pared para ganar más espacio y evitar golpearlos. Si se está siguiendo un vídeo, lo ideal en este caso lo ideal sería la tele o pantalla colgada de la pared a la altura de los ojos, pues así no se flexiona el cuello constantemente hacia abajo para seguir las indicaciones y se mantiene la espalda recta.

Si se tiene alguna máquina, como una cinta de correr o una bici estática, conviene colocar una toalla o esterilla debajo de estas para no estropear el suelo. Si se ha optado por un rodillo -las ventas de este accesorio han aumentado notablemente- para poder fijar la bici y seguir pedaleando dentro de casa, esta se puede instalar en cualquier rincón, incluso en el pasillo, pues la amplitud de movimientos subido a la bici no pone en peligro ninguna parte de la casa. Colocarla en el balcón o jardín (si se dispone de él) es el lugar perfecto para hacer ejercicio al aire libre.

Si quieres recibir más consejos y rutinas de ejercicio, apúntate a la newsletter de 20 Minutos

Mostrar comentarios

Códigos Descuento